LA JORNADA
México, D.F. .- El laboratorio Eli Lilly de México aseguró ayer que la seguridad y eficacia de Prozac (fluoxetina) para el control de la depresión ha sido probada en estudios clínicos con más de 11 mil pacientes. Señaló que el estudio de Irving Kirsch, de la Universidad de Hull, de Inglaterra, está basado en datos parciales e incompletos.
Héctor Dueñas, asesor médico de la División de Neurociencias de la empresa farmacéutica, afirmó que la investigación londinense que se difundió el pasado jueves "llega a conclusiones erróneas sobre datos parciales e incompletos que no reflejan el efecto real y total del medicamento en los pacientes".

Por su parte, el siquiatra Ignacio Ruiz señaló que la depresión es una enfermedad mental que no se soluciona sólo con voluntad. Es una afectación del estado de ánimo en la que hay tristeza o pérdida de la capacidad de sentir placer durante más de dos semanas.

Al respecto, Dueñas indicó que la depresión es curable, pero se necesita un periodo de hasta nueve meses de tratamiento, según lo ha establecido la Organización Mundial de la Salud (OMS). En tanto, señaló, la investigación de Kirsch se limita a un análisis de los efectos del tratamiento con fluoxetina durante seis semanas.

El especialista comentó que desde su introducción al mercado, en 1986, Prozac ha ayudado a más de 54 millones de pacientes en el mundo en el tratamiento de la depresión.

Eficacia comprobada a largo plazo

Respecto de la eficacia de esta terapia farmacológica, Dueñas mencionó que hasta ahora se han realizado estudios clínicos con la participación de 11 mil personas y los resultados se han difundido en 6 mil publicaciones a lo largo de los pasados 20 años. Estas investigaciones han demostrado, dijo, que Prozac tiene una eficacia comprobada a largo plazo, pues a mayor continuidad en el tratamiento menor será la tasa de recaídas.

Por esa seguridad y la buena tolerancia al fármaco, fue que la Administración de Alimentos y Medicinas de Estados Unidos y la Secretaría de Salud en México autorizaron su uso en niños y adolescentes. En este sector, el padecimiento se expresa con alteraciones de sueño, ansiedad, tristeza, fatiga y susceptibilidad.

El miércoles pasado se dio a conocer, desde la ciudad de Londres, la conclusión del trabajo de Kirsch, en el cual afirma que los tratamientos antidepresivos con fluoxetina no tenían ninguna utilidad para la recuperación de las personas con depresión.

Señaló que las drogas con fluoxetina producen una mejora "muy pequeña" de dos puntos en la escala de depresión de Hamilton, que consta de 51 puntos, en comparación con un placebo. Según el investigador de la Universidad de Hull, con estos datos se concedió la licencia al medicamento.

"Libre interpretación del autor"

Lo anterior, a pesar de que no cumple con los requerimientos del Instituto Nacional de Excelencia Clínica de Gran Bretaña en cuanto a los datos que permiten determinar una significación "clínica".

Todavía más. Kirsch declaró que dada la poca efectividad encontrada en la fluoxetina no existe razón para que se prescriba a todos los pacientes, excepto los más graves, "a menos que los tratamientos alternativos no hayan logrado beneficio". También resaltó que las compañías farmacéuticas ocultaron datos al público.

Al respecto, Dueñas comentó que con la aseveración del investigador londinense "se entiende que pacientes que no están severamente deprimidos deben ser tratados con métodos alternativos hasta que estén graves y después ser tratados con antidepresivos. Esta conclusión no tiene ninguna evidencia empírica que lo apoye. Se trata de una libre interpretación del autor, sin bases científicas", subrayó.

También dijo que Eli Lilly ha puesto a disposición del público toda la información relativa a los protocolos de sus productos, la cual puede consultarse en la página de Internet www.lillytrials.com Además, los interesados pueden comunicarse al teléfono 1719-4600 para la ciudad de México y área metropolitana, y al 01800-0214636 para el resto del país.