Notimex
Las armas, tema prioritario en la visita de Obama a México
México.- Pese a que no se han dado resultados globales del Proyecto "Gunrunner", autoridades estadunidenses destacan como sus mejores cifras las 202 investigaciones en Arizona que llevaron a la detención de 300 personas por el tráfico de armas.

Este es uno de los reportes más recientes sobre el tema de las armas, uno de los prioritarios durante la visita a México del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, prevista para esta semana.

El director de la Oficina de Control de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos (ATF, por sus siglas en inglés) en Arizona y Nuevo México, William D. Newell, dio a conocer dichas cifras.

El funcionario estadunidense recordó que como parte de la colaboración México-Estados Unidos en el tema, desde abril de 2005 se puso en marcha esa estrategia, con la cual se han obtenido resultados sin precedentes en el combate al tráfico de armas.

No obstante, ese plan se reforzó en enero del año pasado para poner en la lupa a las organizaciones criminales mexicanas que recibían armamento proveniente del vecino país del norte.

Según un reporte de la ATF de febrero pasado, entre los logros destacan incrementos de 450 por ciento en el arresto de personas; de 300 por ciento en las condenas obtenidas contra los acusados, y de 400 por ciento en el número de investigaciones iniciadas.

A su vez, el ex embajador de Estados Unidos en México, Antonio O. Garza, detalló que en una operación importante de "Gunrunner" en Phoenix, se confiscaron mil 300 armas y arrestaron tres hombres responsables de contrabandear cientos a organizaciones criminales en México.

De acuerdo con información del diplomático ese programa también incluye la ampliación en México del acceso al "eTrace", sistema computarizado de rastreo de armas, a fin de colaborar con las autoridades mexicanas en el seguimiento a otros traficantes.

En el documento sobre el Proyecto "Gunrunner" se calcula que, en promedio, 22 armas vendidas en Estados Unidos por día llegaron a manos del crimen organizado en territorio mexicano durante 2008.

Estadísticas del Departamento de Seguridad Pública de Texas (DPS, por sus siglas en inglés) indican que la venta de armas aumentó casi en 35 por ciento en un lapso de tres años.

De acuerdo con los informes de la ATF, en los últimos dos años se decomisaron miles de armas de fuego cuyo destino era México, y según las tendencias son cada vez más poderosas las que logran cruzar ilegalmente la frontera entre México y Estados Unidos.

Dicha oficina analizó los decomisos de armas en México, entre 2005 y 2007, e identificó que las más utilizadas por narcotraficantes eran las pistolas calibres nueve milímetros, .38 súper y 5.7 milímetros, así como rifles de asalto como AR-15 y AK-47.

Newell expuso que para la ATF las armas preferidas de los narcotraficantes mexicanos son las pistolas calibre 0.50 conocidas como "matapolicías", seguidas de los rifles de asalto y lanzagranadas, entre otras de alto poder, pero sobre todo las que pueden destruir y traspasar blindajes.