Notimex
El juicio contra el ex viceprimer ministro iraquí Tareq Aziz, considerado 'brazo derecho' del derrocado mandatario Saddam Hussein, reinició hoy en Bagdad sin la presencia de sus abogados y con extremas medidas de seguridad.
Aziz, quien de ser declarado culpable podría ser condenado a la pena de muerte, es enjuiciado por la ejecución en 1992 de 42 comerciantes que subieron los precios de los alimentos, en medio de la carencia que se vivía en Irak por las sanciones internacionales en su contra.

Igual que al inicio del juicio el pasado 29 de abril, el también ex canciller iraquí compareció sólo ante la corte, debido el gobierno iraquí no ha autorizado las visas de sus abogados extranjeros, según un reporte de la televisión Al Yazira.

Ziad Aziz, hijo del que se consideraba número dos del régimen del ex presidente Hussein, afirmó que el equipo de abogados, algunos de ellos originarios de Jordania y Francia, aún no han recibido la visa de ingreso al país, pese a que se solicitó hace casi un mes.

Al comienzo del proceso la defensa de Aziz solicitó al tribunal que el proceso se realizará fuera de Irak o en la zona del Kurdistán iraquí (norte) para garantizar su seguridad, dada la violencia que prevalece en el país islámico.

El juicio fue aplazado para este martes después de que el ex ministro iraquí solicitó un nuevo equipo de abogados, entre ellos el francés Jacques Verges, conocido como el 'Abogado del Diablo', después de que su defensor decidió dejar el caso por su seguridad.

El proceso contra el ex viceprimer ministro iraquí, el único cristiano en el derrocado gobierno iraquí, está a cargo del mismo juez que condeno a la horca a Hussein a fines de 2006, después de hacer sido declarado culpable del asesinato de 148 chiitas de la localidad de Dujail en 1982.

Aziz se entregó a las fuerzas estadunidense en abril de 2003 poco después de su llegada a Bagdad, que representó el fin del régimen que gobernó Irak por 24 años.

Además del ex canciller, otros siete ex funcionarios del gobierno de Hussein, entre ellos el ex ministro de Defensa, Alí Hasan al Mayid, mejor conocido como 'Alí el Químico', están acusados de haber ordenado la ejecución de los 42 comerciantes.