Señalan al magistrado que juzga al empresario chino-mexicano que no han mostrado pruebas contra él, por lo que piden desestimar el caso
La defensa del empresario chino-mexicano Zhenli Ye Gon, acusado en Estados Unidos de conspiración para el tráfico de drogas, volvió hoy a insistir al juez federal Emmet Sullivan que el caso contra su cliente es "débil" por la falta de evidencias, y una "conspiración" de la industria farmacéutica.

En una audiencia celebrada para revisar los progresos de la fiscalía en la búsqueda de pruebas que inculparían a Zhenli, el abogado defensor del empresario, Ning Ye, reiteró al magistrado que el Departamento de Justicia "no tiene una sola evidencia" contra su cliente y que, por tanto, hay que desestimar el caso.

También el abogado estadounidense de Zhenli, Martin McMahon, resaltó que la fiscalía no puede vincular al empresario chino, naturalizado mexicano, con el tráfico de drogas en Estados Unidos.

"No hay ninguna conexión con Estados Unidos", afirmó en presencia de Zhenli, quien, calmado y vestido con el típico mono de prisionero de color naranja, escuchó atentamente las exposiciones de sus abogados y de la fiscalía ante el magistrado.

Por su parte, la fiscalía, representada en esta ocasión por Mary Mogavero, afirmó que están haciendo progresos en la recopilación de documentos.

No obstante, reconoció que en los 26 mil documentos que la Procuraduría de México ha facilitado al Departamento de Justicia no han encontrado, de momento, evidencias inculpatorias.

"Estamos progresando, seguimos trabajando para traducir los documentos procedentes de México y estamos en contacto con las autoridades de Hong Kong y Alemania" para recabar evidencias, explicó Mogavero.

La fiscalía está pendiente de recibir información del caso desde Hong Kong y Alemania y está intentando procesar la información procedente de varios DVD`s y de documentos hallados en el portátil del acusado cuando fue detenido en julio pasado en Maryland Estados Unidos.

El empresario chino fue detenido el 23 de julio bajo la acusación de haber conspirado para introducir 500 gramos o más de metanfetaminas a Estados Unidos.

En México, Zhenli está acusado de narcotráfico, lavado de dinero y posesión de armas reservadas para las fuerzas armadas, por lo que las autoridades han solicitado al Gobierno de Estados Unidos que extradite al empresario chino.

El pasado 20 de diciembre, el juez Sullivan negó la libertad bajo fianza al empresario chino-mexicano y dio un plazo de 90 días adicionales para que la fiscalía revise más pruebas en su contra.

En este sentido, la próxima audiencia sobre este caso se celebrará el 18 de marzo.