Notimex
El secretario de Comercio de Estados Unidos, Carlos Gutiérrez, reiteró hoy que su país carece de algún plan militar en Cuba y aseguró que el gobierno de la isla utiliza esa presunta amenaza para atemorizar al pueblo.
Miami.- 'Esa es la gran coartada que tiene el régimen para seguir oprimiendo al pueblo (...) no tenemos ninguna aspiración militar en Cuba', dijo el funcionario al inaugurar en un hotel de Coral Gables la Conferencia de las Américas del Miami Herald.

El responsable del Departamento de Comercio agregó que el embargo comercial impuesto de más de 40 años a Cuba 'ha tenido éxito' pues 'fue concebido para negarle a Fidel Castro los recursos necesarios, ya que cuando los ha tenido ha llevado a cabo aventuras militares'.

Recordó que en 1962 'cuando tenían armas nucleares querían quedarse con ellas (...) así que piensen lo que hubiera pasado si alguien como Fidel Castro hubiera tenido los recursos', dijo ante un centenar de empresarios y funcionarios de América Latina y Estados Unidos.

Hace unos días en La Habana, el canciller Felipe Pérez Roque dijo a la prensa que el embargo le ha costado a Cuba por lo menos 89 mil millones de dólares desde que comenzó, en 1962.

Las declaraciones de ambas partes se producen en momentos en que Naciones Unidas se prepara para su voto anual, respecto a si Estados Unidos debe mantener el embargo comercial a la isla o revocarlo.

'Es muy conveniente echarle la culpa a Estados Unidos de los fracasos del régimen comunista ... no hay lugar en América Latina en que los trabajadores tengan menos derechos que en Cuba', insistió Gutiérrez, nacido en La Habana en 1953.

El funcionario estadunidense se refirió también a los acuerdos de Libre Comercio que el gobierno de Washington promueve con Panamá, Perú y Colombia pendientes de ratificación en el Legislativo estadunidense.

En cuanto a Colombia acusó a los demócratas de frenar el acuerdo y advirtió que de no concretarse 'nuestros amigos quedarían como enemigos' y eso sería 'uno de los mayores errores en Latinoamérica'.

Los demócratas están preocupados porque el gobierno de Colombia no ha hecho lo suficiente para castigar a los asesinos de más de dos mil 100 líderes sindicales desde principios de los 90.

En el caso de Perú, dijo, el Congreso ha acordado discutir el acuerdo una vez que el presidente Alan García acepte cambios en las regulaciones laborales y ambientales.

Mientras que Panamá, apuntó, espera su aprobación a pesar de que el gobierno de Bush no está muy contento con la elección de Pedro Miguel González como presidente de la Asamblea Nacional, ya que la justicia estadunidense lo acusa de la muerte de un militar estadunidense.

Durante dos días en la Conferencia se debatirá sobre el crecimiento económico y el desarrollo tecnológico Latinoamericano, con oradores variados, como el presidente de El Salvador, Elias Antonio Saca o el jefe ejecutivo de Televisa Internacional Emilio Azcárraga Jean.