El Universal
El titular de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), quien salió casi ileso al desplomarse el helicóptero en que viajaba en Aguascalientes, relata su experiencia luego del accidente.
Ciudad de México.- José Luis Luege Tamargo la libró. Casi salió ileso luego de que el helicóptero en que viajaba se desplomó cerca de un campo de futbol en la ciudad de Aguascalientes.

Fue una presunta falla en la potencia de los motores la que provocó que el aparato cayera en picada luego de que una de las aspas pegó contra un poste de alta tensión.

"Gracias a Dios estamos bien", expresó en entrevista con EL UNIVERSAL el titular de la Comisión Nacional de Agua (Conagua).

"Piensas que efectivamente la libras porque estás a muy poca altura", dijo Luege ya que el aparato cayó de una altura de 10 metros aproximadamente. Luege iba acompañado de siete funcionarios y dos pilotos.

De los ocho funcionarios, sólo dos presentan lesiones de consideración: Javier Campos Hermosillo, director general del Instituto del Agua de Aguascalientes, tiene una pierna fractura y Roberto Anaya Moreno, Subdirector General de Administración del Agua de Conagua, dos costillas rotas.

Esta mañana el helicóptero Bell 212 de la Conagua, con matrícula XC-DES despegó, pero unos metros adelante un aspa pegó con un poste de luz y cayó cerca de campo de futbol ubicado en avenida Universidad y avenida Torremolinos, en el fraccionamiento Campestre de la ciudad de Aguascalientes, Aguascalientes.

Aunque dijo que esperará los peritajes de la Procuraduría General de la República (PGR), --que de inmediato acordonó la zona--, detalló que el aparato "llevaba mucha carga" y era muy poco el espacio que tenían para despegar.

Aseguró que el piloto hizo todo lo posible para evitar la colisión, pero cuando se echa a andar un aparato no hay marcha atrás, no se puede frenar y regresar. De su estado de salud, aseguró que se encuentra bien, pero tiene golpes en todo el cuerpo.

Para evitar especulaciones tras el accidente, el propio Luege se comunicó de inmediato con el presidente Felipe Calderón para informarle qué había sucedido. Después le llamó al titular de la Semanart, Juan Rafael Elvira Quesada, y al secretario de Gobernación, Gómez Mont. También le marcó a su esposa para confirmarle que estaba bien.

Luego de desayunar con el gobernador Luis Armando Reynoso Femat --donde hablaron de la revisión y avances de los trabajos en la presa Plutarco Elías Calles relacionadas con el complejo turístico de "El Cristo Roto", instalado en el vaso de la presa-se trasladarían por aire al municipio de San José de Gracia para un recorrido de supervisión y delimitación topográfica.

En el aparato viajaban, además de Luege Tamargo, Felipe Arreguin Cortés, Subdirector General Técnico; Roberto Anaya Moreno, Subdirector General de Administración del Agua; Raúl Vázquez Osorio, Coordinador de Consejos de Cuenca y Atención a Emergencias y Julio Cesar Medida Delgado, director de organismo en la entidad.

Además, de los funcionarios estatales Fernando Pol Pérez, secretario de Turismo; Gerardo del Muro Caldera, secretario de Obras Públicas y Luis Javier Campos Hermosillo, Director General del Instituto del Agua de Aguascalientes, y dos pilotos.