París.- Renault y su socio japonés Nissan quieren construir en Marruecos una fábrica de automóviles con capacidad para 400.000 vehículos al año, según un compromiso firmado hoy en Tánger.
El precontrato por una inversión de 600 millones de euros (unos 818 millones de dólares) fue suscrito con la presencia del jefe de Renault-Nissan, Carlos Ghosn, y el rey marroquí, Mohammed VI.

La planta producirá para 2010 un total de 200.000 coches, según indicó Renault en París. En una primera fase se invertirán 350 millones de euros.

Renault quiere montar en Tánger vehículos sobre la plataforma del Dacia Logan, mientras que Nissan quiere fabricar pequeños vehículos utilitarios. El 90 por ciento de los coches irán a la exportación. Ghosn prometió que se crearán 6.000 puestos de trabajo directos y 30.000 indirectos. "Quiero que Marruecos se transforme en una plataforma mundial estratégica del sistema de producción de la alianza (Renault-Nissan)", dijo.

Renault está presente en Marruecos desde 1928 y el consorcio tiene casi un tercio del mercado con las marcas Renault y Dacia. La filial de Renault SOMACA ya fabrica en Casablanca el Renault Kangoo y el Dacia Logan.