Washington, EU.- El fabricante de componentes para automóviles Delphi reconoció hoy problemas para renegociar créditos por valor de 7.100 millones de dólares, que necesita para salir de la suspensión de pagos en que se encuentra desde el 2005, informaron medios financieros.
Delphi, que hoy compareció ante el juez de Nueva York que supervisa la suspensión de pagos, Robert Drain, relacionó estos problemas con la reciente crisis hipotecaria, que ha endurecido las condiciones para acceder a financiación bancaria.

La empresa solicitó al juez que retrasase su decisión sobre el inicio de la votación para proceder al plan de reorganización.

El fabricante alegó ante el juez que la crisis crediticia que afecta a los mercados de valores de todo el mundo era el principal factor para solicitar el retraso en el inicio de la votación.

El juez Drain tenía que haber revisado hoy la declaración en la que Delphi explica con detalle su plan de reorganización.

Una vez que Drain apruebe el documento, los acreedores empezarán a votar para aprobar la reestructuración.

Ayer, Delphi fue autorizada por el juez a pagar 130 millones de dólares a General Motors (GM) para zanjar una demanda por el suministro de componentes defectuosos.

Además, Delphi tendrá que proporcionar a GM repuestos por valor de 70 millones de dólares.

General Motors había presentado una demanda contra Delphi por valor de 530 millones de dólares.