La Jornada
Monterrey, NL.- Con el regreso de Omar Bravo a México suman tres los jugadores repatriados por clubes en apuros y sin opciones en sus fuerzas básicas para afrontar el torneo Clausura 2009, cuyas directivas optaron por la drástica medida.
En la capital neolonesa, el presidente de Tigres, Enrique Borja, informó que Bravo, procedente del Deportivo La Coruña, se presentará este sábado con el plantel felino, el cual viajó a la capital donde enfrentará a Pumas, pero será difícil que el sinaloense juegue el domingo en CU después de un largo viaje, además de que están a la espera de su pase internacional.

El caso del ex jugador de Chivas se suma al de Pável Pardo, quien jugaba en el Stuttgart de Alemania y retornó a un América en grave crisis y con escasez de figuras, directo para recibir el gafete de capitán.

El segundo en volver fue Aarón Galindo, que militaba en el alemán Eintracht Frankfurt, al que el Guadalajara pidió para apuntalar su zaga. Ahora fue Bravo el requerido por un club con fuerte amenaza de descenso.

Necaxa, otro de los abocados a la quema, buscó los servicios de Antonio de Nigris, pero se topó con la imposibilidad reglamentaria, ya que un futbolista no puede militar en tres equipos durante un año y el Tano acaba de pasar del Ankaraspor al Ankaragucu, de Turquía, donde juega con regularidad. Los desesperados Rayos también buscaron a Guillermo Franco, del Villarreal de España, quien está lesionado.

Mal negocio

Todo indica que el Deportivo La Coruña sacó jugosa ganancia en su compra-venta, ya que pagó a Bravo un millón de euros por su fichaje, más otro millón 295 mil euros anuales. Ahora el equipo de la UANL deberá pagar 4 millones de euros al Dépor, de los cuales habría adelantado 500 mil dólares, y el atacante, quien sólo estuvo calentando la banca y en ocho meses apenas marcó tres goles, se embolsará 1.5 millones de dólares al año.

Un radiante Borja manifestó en rueda de prensa que Bravo tomó con gusto su contratación y viene con deseos de retomar el papel protagónico. Agregó que recibieron invitación para participar en agosto próximo en el torneo Teresa Herrera. Mientras la víspera, el vicepresidente Héctor González Iñárritu confesó que el fichaje no nos salió barato.

De 11 elementos que militan en el viejo continente, pocos son los que tienen actividad regular y algunos son figuras en sus clubes, como Rafael Márquez, del Barcelona, y Andrés Guardado, del Deportivo La Coruña, quien actualmente se repone de una lesión. Carlos Vela, delantero que recientemente ha tenido mayor participación con el inglés Arsenal, se perfila como la máxima promesa.

Carlos Salcido es un infaltable en la oncena titular del holandés PSV Eindhoven. Ricardo Osorio se mantiene en el Stuttgart, con aceptable participación, mientras De Nigris se ha establecido en el balompié turco.

Guille Franco, Andrés Guardado, Héctor Moreno (Az Almaar de Holanda) y Nery Castillo están reponiéndose de lesiones. En tanto, sobreviven con escasa actividad Francisco Javier Rodríguez, en el PSV, y Giovani dos Santos, en el Tottenham de Inglaterra.