El Universal
Cd. de México.- En los primeros nueve meses de 2007 se reportó el mayor saldo de activos de mexicanos en el exterior desde que se tiene registro (1960), por un monto acumulado de 22 mil 541.95 millones de dólares, de acuerdo con la balanza de pagos difundida por Banco de México (Banxico).
Esto representa un incremento de 32% respecto al mismo lapso de 2006 y contempla inversiones de mexicanos en bancos del exterior y en actividades productivas en el extranjero, o inversión directa, más "otros rubros".

La principal contribución a los activos que se encontraron en el exterior provino de inversiones de mexicanos en bancos del exterior, con 52% del saldo total.

En los primeros nueve meses de 2007 el monto de estos recursos se ubicó en 11 mil 800 millones de dólares, un incremento de 62% respecto al mismo lapso de 2006.

En particular, en el tercer trimestre de 2007 se registró el máximo monto de recursos desde México hacia bancos del exterior para un trimestre, también desde 1960, por 6 mil 464.8 millones de dólares, es decir, el doble que lo invertido en el trimestre inmediato anterior.

De acuerdo con Luis Arturo Flores Sánchez, economista senior de Ixe Casa de Bolsa, existe actualmente una respuesta internacional de mayor aversión al riesgo, dada la desaceleración económica de Estados Unidos.

"México claramente está una categoría por debajo de los mercados más seguros a nivel mundial, y se percibe que el mercado mexicano está más expuesto a los riesgos económicos de Estados Unidos" explicó.

En este sentido, dijo, hay inversiones que salen en forma de depósitos en bancos en el exterior.

No obstante, se considera que este movimiento, que está acompañado por el nerviosismo mundial relativo a la crisis hipotecaria estadounidense, es coyuntural pues la economía nacional registra fortalezas como una deuda externa en niveles manejables.

Por su parte, Raúl Feliz, investigador del Centro de Investigación y Desarrollo Económico (CIDE), explicó que los activos que se encuentran en el exterior reflejan una mayor diversificación de las empresas nacionales que invierten fuera del país, y que incluso buscan recursos en otros países.

A este respecto, la inversión directa de México -es decir, de empresas mexicanas que salen a invertir a otros países- contribuyó con 25% de los activos totales en el exterior.

Este tipo de inversión en el extranjero comenzó a partir de 2001 y observó un nivel máximo en 2005 con un monto anual de 6 mil 474 millones de dólares. En el último trimestre de 2006, se invirtieron fuera de México 4 mil 346 millones de dólares.

Salvador Orozco, director de Análisis de Santander, indicó que "una parte de las utilidades que las empresas extranjeras generan en México se reinvierten; sin embargo, otra parte regresa al países de origen, a las empresas matriz".

"Este tipo de inversiones es positiva a nivel de las empresas, pues no tiene un efecto directo sobre la economía, ya que se generan fuentes de empleo en otros países", comentó Luis Flores, de Ixe Casa de Bolsa.