Por Jesús Castro
Casi la mitad del presupuesto del estado se va en la nómina de funcionarios públicos, lo que nos coloca como la segunda entidad que más gasta en ese rubro
Coahuila es el segundo estado de la República que más gasta en el pago de la nómina a funcionarios públicos. En el primer año del actual gobierno, de un presupuesto total de 21 billones de pesos, el estado gastó 9 billones en sueldos, es decir el 43 por ciento, lo que contrasta con los 2 billones que destinó a obra pública.

Semanario consultó las Monografías de Economía y Finanzas Públicas para las Entidades Federativas, publicadas por la Cámara de Diputados, así como las Cuentas Públicas de todos los estados, para realizar así, un comparativo de los egresos de Coahuila con las demás entidades, desde 1998 hasta 2006. Es Michoacán el más pesado en nómina, e Hidalgo el más equitativo.

Los más pesados

El estado que más gasta en nómina es Michoacán, cuyos egresos ascienden a 23 billones de pesos, de los cuales esa entidad destina el 50 por ciento en pagos a funcionarios.

Es Coahuila quien se ubica en segundo lugar junto con Veracruz, ambos estados destinan el 43 por ciento de su presupuesto total al pago de la nómina.

Coahuila destina 9 billones de un presupuesto de 21 billones de pesos, y Veracruz eroga en ese rubro 19 billones de un presupuesto de 43 billones.

En tercer lugar se encuentra Puebla, cuyo presupuesto es de 28 billones y gasta el 41 por ciento en sueldos, y le siguen Jalisco con 38 por ciento, Nuevo León con 34 por ciento, Distrito Federal con 33 por ciento, Campeche con 29 por ciento y Durango con 19 por ciento.

Hidalgo, el mejor portado

Este es el estado que menos gasta en el pago a sus funcionarios, ya que con un presupuesto total de 14 billones, destina sólo el 5 por ciento a sueldos, es decir, menos de un billón de pesos, cantidad que no alcanzaría en Coahuila ni para pagar los sueldos de una de las secretarías.

Además es Miguel Angel Osorio, el gobernador de Hidalgo, el titular del Ejecutivo que menos sueldo percibe a nivel nacional, con 71 mil pesos mensuales.

Además, destina una buena partida a obra pública, es decir, un 11 por ciento de su presupuesto total, que coloca a Hidalgo entre los diez estados que más invierten en este rubro.

Quienes le siguen a Hidalgo en la lista de los estados mejor portados respecto a su nómina son: Baja California Sur, que de 25 billones destina sólo el 6 por ciento a sueldos; Morelos, que destina también un 6 por ciento de un presupuesto de 10 billones; Zacatecas con 6 por ciento también, de un presupuesto de 24 billones; Oaxaca con 7 por ciento y Quintana Roo con un 8 por ciento.

Es Chihuahua el estado del norte que menos gasta en nómina, con una partida del 14 por ciento para sueldos, de un presupuesto similar al de Coahuila, de 23 billones de pesos.

Los Gobernadores ponen el mal ejemplo

Y el gobernador mejor pagado del país es... nada menos y nada más que Natividad González Parás de Nuevo León, con una percepción mensual de 156 mil pesos.

Le siguen Juan Manuel Oliva Ramírez, gobernador de Guanajuato, con 146 mil pesos mensuales y en tercer lugar el gobernador de Puebla, Mario Marín, con un sueldo de 145 mil pesos.

En cuarto lugar está Baja California, donde el gobernador percibe 135 mil pesos, le sigue Juan Sabines de Chiapas con 117 mil pesos, luego Alberto Rodríguez de San Luis Potosí con 114 mil pesos mensuales, después Sergio Estrada Cajigal con un sueldo de 100 mil pesos y en el octavo lugar, Humberto Moreira con 96 mil pesos mensuales.

¿Quién es quién en Obra Pública?

Es el estado de Puebla, quien ocupa el primer lugar en inversión en Obra Pública con una partida del 19 por ciento; en segundo lugar está Chihuahua con una inversión de 14 por ciento y en tercero Michoacán con 13 por ciento.

Y empatados en el cuarto lugar están Morelos, Baja California, Distrito Federal, Sonora y Coahuila, con una partida del 12 por ciento.

Cabe señalar que este porcentaje que destina Coahuila equivale a 2 billones de pesos, que contrastan con los 9 billones que se destinan para sostener la nómina de Gobierno del Estado.

Entre los estados que menos invierten en Obra Pública está Tabasco, en el último lugar, que destina sólo el uno por ciento de un presupuesto de 22 billones.

El mal de antaño

El hecho de que Coahuila tenga una de las nóminas más pesadas del país, tiene sus antecedentes.

Todo comenzó durante el gobierno de Rogelio Montemayor Seguy, en 1993 cuando se destinaba el 53 por ciento del presupuesto total para cubrir el pago de los trabajadores del Gobierno del Estado.

Luego, con Enrique Martínez y Martínez ese 53 por ciento fue disminuyendo ligeramente año con año un punto porcentual, e incluso en el 2003 la partida destinada a nómina logró bajar hasta 45 por ciento.

Sin embargo, fue en el 2004, casi al cierre del sexenio de EMM, cuando la cifra destinada a sueldos se volvió a elevar alcanzando el 49 por ciento de los 17 billones en egresos totales de ese año. Y para cerrar, por fortuna se logró reducir de nuevo al 44 por ciento.

Actualmente, bajo el mandato de Humberto Moreira, Coahuila gasta, según la Cuenta Pública del 2006, 9 billones para cubrir la nómina de los trabajadores del Gobierno del Estado. Cifra que representa el 43 por ciento de un presupuesto total de 21 billones, porcentaje menor a comparación de la administración de EMM.

Sin embargo, de los 9 billones que se usan para sueldos, el 83 por ciento va a parar a la Secretaría de Educación Pública de Coahuila, es decir, al bolsillo de los maestros.

Según información oficial, en esta dependencia se distribuye la mayor parte del presupuesto destinado a la nómina de funcionarios públicos: 8 billones, de los 9 que se gastan en sueldos, se fueron para los maestros, es decir el 84 por ciento.

Si bien el personal docente y los trabajadores dedicados a la educación coahuilense es muy grande, su rendimiento ha dejado mucho qué desear.

Semanario ha documentado elbajo nivel de los alumnos de primarias y secundarias en cuestión de educación, pues según un estudio realizado por el ITESM, Coahuila ocupa los más altos índices a nivel nacional de reprobación en las materias de matemáticas y español.

También los resultados de la prueba Enlace, que realiza cada año la SEP, dan cuenta de ello, pues arrojó que los estudiantes de Secundaria y Primaria de Coahuila fueron evaluados con un nivel de aprovechamiento "insuficiente/elemental" en las materias antes mencionadas.

¿Y los municipios?

La capital sigue el mismo rumbo que el Estado. Saltillo en nómina de sus empleados gasta el 37 por ciento, de un presupuesto de 850 millones de pesos, pero sólo destina a inversiones de obras publicas un 16 por ciento.

Además, el crecimiento de esos rubros en los últimos seis años ha sido desproporcional, pues de los 184 millones que destinaba Oscar Pimentel a sueldos en el 2001, se ha llegado en la administración de Fernando de las Fuentes a 317 millones, es decir un aumento del 104 por ciento.

Mientras que en el caso de Obra Pública, en vez de aumentar, ha disminuido, pues de los 171 millones que se destinaban a este tipo de inversiones en el 2001, actualmente se gastan 138 millones, es decir un 20 por ciento menos.

Torreón supera a Saltillo en este aspecto al utilizar de su presupuesto de más de un billón de pesos, el 30 por ciento para la nómina de sus empleados y el 34 por ciento para Obra Pública.

También Ramos Arizpe le pone el ejemplo a la capital, pues de los casi 200 millones de su presupuesto, ocupa en salarios el 25 por ciento y el 32 para Obras Públicas.

Incluso Monclova invierte más en Obra Pública que la capital del estado, con el 28 por ciento en ese rubro, aunque utilizando el 37 por ciento para la nómina municipal, esto de los casi 300 millones de su ingreso total por año.