Notimex
Un total de 177 inmigrantes indocumentados murieron en los primeros ocho meses de este año en el desértico Condado de Pima, Arizona, una cifra superior a los años anteriores, informó hoy el diario The New York Times.
Washington.- La cifra de inmigrantes muertos llegó en ese mismo periodo a 139 en 2006 y a 157 en 2005 en el Condado de Pima, que incluye el área de Tucson, una de las zonas desérticas más transitadas para la inmigración ilegal, señaló el diario.

En contraste, la Patrulla Fronteriza ha reportado una gran reducción de inmigrantes indocumentados arrestados en la frontera con México este año por la presencia de más agentes y soldados de la Guardia Nacional.

El diario citó el caso de la inmigrante Felicitas Martínez Barradas, de 29 años, quien murió 'con los ojos abiertos al cielo estrellado y sus brazos cruzados al pecho' en el desierto de Sonora en el sur de Arizona, 'el purgatorio' de muchos indocumentados.

'Sus sueños de hacer dinero suficiente en Estados Unidos para una casa para sus cuatro hijos pequeños en México desaparecieron', relató.

Agregó que la muerte de Martínez ilustra la opinión de expertos y autoridades estadunidenses y mexicanas, que indican que un mayor control de la frontera en áreas urbanas origina que los inmigrantes crucen por el desierto.

Los inmigrantes tienen poco o ningún conocimiento del desierto de Arizona, donde el calor, los insectos, los animales salvajes y el terreno escabroso lo hace uno de los lugares más inhóspitos del planeta, enfatizó el diario neoyorquino.

Indicó que muchos de los inmigrantes provienen del centro y sur de México, donde las temperaturas son más frías y húmedas que Arizona y donde la gente está menos familiarizada con los peligros del desierto.

Un informe de la Oficina de Supervisión del Gobierno (GAO), que es una entidad de investigación del Congreso, informó que el número de muertes se duplicó a 472 entre 1995 y 2005, la mayoría en el desierto cercano a Tucson.

El reporte sugirió que la GAO podría haber hecho un cálculo menor debido a una clasificación inconsistente, indicó el diario.