San Diego.- Surgen problemas en las cercanías de la reserva forestal Cleveland debido a que el fuego ganó fuerza y obligó a la evacuación de algunas zonas a las que habían regresado los vecinos
Nueve incendios siguen ardiendo hoy en el Sur de California, aunque la bajada de las temperaturas está ayudando a los bomberos, que ya han logrado controlar 13 fuegos, informaron fuentes oficiales.

Los mayores problemas surgieron hoy en las cercanías de la reserva forestal Cleveland, donde el fuego bautizado "Santiago", por el cañón donde se originó, ganó fuerza y obligó a la evacuación de algunas zonas a las que habían regresado los vecinos.

Ese fuego ha consumido 11.150 hectáreas y 20 edificios, informó el Departamento Forestal y de Protección contra Incendios de California.

La policía cree que fue provocado y pidió hoy al público cualquier información relativa a una camioneta Ford F-150 blanca que fue vista en la zona donde se originó y de la que se divulgó una foto.

Mientras en el Condado de Orange el foco "Santiago" se fortalecía, en el Condado de San Diego, el más afectado hasta ahora por los incendios, los fuegos ardían en regiones aisladas, lejos de los núcleos de población.

En total, más de 202.000 hectáreas de terreno han sido arrasadas hasta ahora y unas 1.700 viviendas han sido destruidas en una veintena de fuegos, algunos de los cuales se declararon hace una semana, el 21 de octubre, y la mayoría el día siguiente.

Siete personas han muerto por acción directa de las llamas.

A causa del fuego, cientos de miles de personas tuvieron que dejar sus casas y trasladarse a viviendas de familiares o amigos, a hoteles y a refugios públicos, como el que se improvisó en el estadio Qualcomm, de San Diego, que llegó a acoger a más de 10.000 personas a principios de la semana.

No obstante, la gran mayoría de los evacuados ha regresado a sus casas, ante los avances en la contención de los focos.

Muchos no han logrado volver a la normalidad. Los 36.000 habitantes de Ramona siguen hoy sin luz, a pesar de que hay decenas de camiones con personal de la compañía eléctrica trabajando en los tendidos.

Hoy, sin embargo, se reanudó el servicio de agua, aunque las autoridades han pedido a los residentes que la hiervan antes de tomarla, como informan decenas de carteles instalados por toda la ciudad.

El servicio se interrumpió después de que el incendio "Witch" calcinara la bomba de agua que abastecía al municipio, informó la Oficina de Servicios de Emergencia del Condado de San Diego.
sgf