Nueva York, EU.- El enviado de la ONU Ibrahim Gambari advirtió a los gobernantes militares de Birmania que la represión de las protestas antigubernamentales "puede tener serias repercusiones internacionales".
"Ningún país puede permitirse actuar aislado de los estándares a los cuales están sujetos todos los miembros de la comunidad internacional", dijo Gambari, al informar al Consejo de Seguridad de la ONU sobre su recién terminada misión en Birmania.

"Es por lo tanto esencial para los dirigentes de Birmania reconocer que lo que pasa en Birmania puede tener serias repercusiones internacionales", agregó.