"A menos que surja un desastre, usted será confirmada", le dijo el senador republicano Lindsey Graham. Los demócratas controlan 60 de los 100 escaños del Senado, una mayoría suficiente como para contrarrestar cualquier voto en contra republicano.
Washington, EU.- Republicanos y demócratas se enzarzaron hoy en el Comité Judicial del Senado en torno a la neutralidad de Sonia Sotomayor, cuya entrada en el Tribunal Supremo está prácticamente asegurada.

"A menos que surja un desastre, usted será confirmada", le dijo el senador republicano Lindsey Graham. Los demócratas controlan 60 de los 100 escaños del Senado, una mayoría suficiente como para contrarrestar cualquier voto en contra republicano.

"Ella será confirmada", confirmó a la prensa el presidente del Comité, el demócrata Patrick Leahy, durante un descanso. "Lo que quiero es que no sea un voto dividido por partidos", añadió.

La certidumbre de su entrada en el Tribunal Supremo no quitó para que los republicanos recibieran a Sotomayor, que estuvo arropada por su madre, su hermano y otros miembros de su familia, con una salva de críticas retransmitida en directo a todo el país.

"Usted parece creer que su papel no se limita a decidir con objetividad quién gana, en base a la ley, sino quién debería ganar, en su opinión", le dijo el republicano Jon Kyl.

"Los factores que influenciarán sus decisiones aparentemente incluyen su sexo y su herencia latina", añadió.

En cambio, los demócratas apoyaron a la jueza, comenzando por Leahy, quien hizo una defensa encendida de Sotomayor, nacida en Nueva York hace 55 años de padres puertorriqueños.

El senador la describió como "una jueza cuidadosa y contenida, con un respeto profundo por los precedentes judiciales".

La jueza es la candidata al Supremo con mayor experiencia judicial en los últimos 100 años, según destacaron varios demócratas.

Pero los republicanos se han fijado en especial en algunas declaraciones controvertidas, especialmente un discurso que dio en 2001, en el que dijo que una jueza latina "sabia" podría llegar a una conclusión mejor en sus dictámenes por la riqueza de su experiencia que un hombre blanco que carece de ella.

Esa declaración "sugiere que la jueza Sotomayor apoya la opinión de que un juez debería permitir que sus preferencias, basadas en sexo, etnia o experiencia, la guíen a la hora de emitir sentencias", afirmó Kyl.

Del mismo modo, el líder republicano del Comité, Jeff Sessions, acusó a Sotomayor de usar prejuicios personales en sus sentencias y favorecer a ciertos grupos raciales.

Como prueba mencionó un caso en el que como jueza de una corte de apelación compuesta por tres magistrados dio la razón al municipio de New Haven por anular una prueba para otorgar ascensos a bomberos porque ningún negro la aprobó.

El Tribunal Supremo, por un voto de 5 contra 4, revocó esa decisión y dictaminó a favor de 17 bomberos blancos y un hispano que se sintieron perjudicados.

Sessions dijo que en ese caso, "la simpatía de la jueza Sotomayor con un grupo de bomberos resultó en prejuicio contra otro grupo".