El drama por el título de la División Este de la Liga Americana siguió una jornada más, pero esta vez el acto le fue favorable a los Medias Rojas de Boston que después de cuatro derrotas consecutivas volvieron a encontrar el camino del triunfo.
Houston, EU.- Todo lo contrario le sucedió a sus rivales más directos, los Yanquis de Nueva York, que sufrieron una derrota frustrante ante los Azulejos de Toronto después de haber logrado la hazaña de empatar la pizarra en el noveno episodio con un racimo de cuatro anotaciones.

Pero al final los Azulejos, que lograron el cuarto triunfo consecutivo, reivindicaron su condición de verdugos de los dos equipos que luchan por el título de la División Este.

Al comienzo de semana, en su campo de Rogers Centre, los Azulejos también habían barrido a los Medias Rojas, que son los líderes de la división, ahora con dos juegos y medio de ventaja sobre los Yanquis.

El abridor Josh Beckett respondió con un trabajo sólido desde el montículo y el toletero dominicano David Ortiz impulsó cuatro carreras para que los Medias Rojas ganasen 8-1 a los Mantarrayas de Tampa Bay.

Beckett (20-6), que se convirtió en el primer abridor de las Grandes Ligas con 20 triunfos, trabajó seis entradas para ceder cuatro imparables con una carrera, dio dos bases por bolas y abanicó ocho bateadores para dejar en 3.14 su promedio de efectividad.

El lanzador derecho, que no había logrado 20 triunfos desde la temporada del 2005, mejoró a 11-2 su marca como visitante y es el primer abridor de los Medias Rojas que llega a los 20 triunfos desde que lo consiguió Curt Schilling, con 21, en el 2004.

Los relevistas Manny Delcarmen, el puertorriqueño Javier López y Eric Gagne lanzaron perfecto los tres últimos episodios del partido.

El bateo explosivo de los Medias Rojas no llegó hasta el octavo episodio cuando Jason Varitek (14) pegó jonrón solitario para dejar la pizarra con un parcial de 4-1 favorable a su equipo.

Pero faltaba lo mejor, porque Ortiz en el noveno con dos corredores en circulación botó la pelota fuera del parque para su vuelacerca número 32, mientras que el tercera base puertorriqueño Mike Lowell también hizo lo propio con el 20 de la campaña y sin compañeros en las almohadillas.

Ortiz, que había llegado al partido con un hit en 15 turnos al bate, se fue de 5-2 con cuatro impulsadas y anotación para encabezar el ataque de los Medias Rojas que se mantienen como líderes de la División Este con marca de 91-83, dos juegos y medio de ventaja sobre los Yanquis (88-65) para dejar en siete su número mágico.

"Ha sido una gran jornada para todo el equipo porque logramos un triunfo importante, Josh llegó a los 20 triunfos y personalmente me siento feliz por haber roto la mala racha con el bate", comentó Ortiz. "No debemos pensar en lo que puedan hacer los Yanquis sino en ganar nosotros cada partido".

El receptor Gregg Zaun pegó jonrón solitario en la décimo cuarta entrada contra el cerrador Brian Bruney (3-2) y llevó a los Azulejos a un triunfo por 5-4 sobre los Yanquis.

Los Mulos del Bronx, que vieron rota una racha de cuatro triunfos seguidos, también disminuyeron su ventaja como líderes en la carrera por el comodín de la Americana ante los Tigres de Detroit (84-70), que ganaron 5-4 a los Reales de Kansas City y ahora se quedan a 4,5 juegos por detrás de los Mulos del Bronx.

Después de que los Azulejos llevaban ventaja de 4-0 y con un "out" en la parte baja del noveno episodio, los Yanquis pretendieron remontar la pizarra, y lo consiguieron de forma temporal al producir racimo de cuatro anotaciones y empatar los cartones a 4-4.

El noveno episodio de los Yanquis lo lideró el tercera base de origen dominicano Alex Rodríguez con sencillo por el jardín central para remolcar al jardinero Johnny Damon con la primera carrera del racimo de cuatro.

El siguiente en el turno de bateo, el receptor puertorriqueño Jorge Posada alcanzó la primera base en error del segunda base Aaron Hill, y permitió que el guardabosques venezolano Bobby Abreu pisara la registradora con la segunda anotación.

El intermediarista dominicano Robinson Cano conectó sencillo a la derecha con el que impulsó la carrera de Rodríguez, y el bateador designado Jason Giambi cerró el racimo con sencillo productor de la cuarta carrera para empatar la pizarra 4-4.

"No es la mejor manera de perder después que hicimos la hazaña de superar una pizarra adversa de 0-4 en el noveno episodio y contra un abridor como Halladay", declaró Joe Torre, manejador de los Yanquis. "Perdimos un partido, pero estamos en la lucha para asegurar el pase a la fase final y conseguir el título de la División Este".

Si los Medias Rojas y los Yanquis no tienen definido quien será el campeón de división en el Este, en la Central y la del Oeste están a la espera los Indios de Cleveland y los Angelinos de Los Angeles, respectivamente.

El abridor dominicano Fausto Carmona consiguió su triunfo número 18 en la campaña, y el primera base Ryan Garko con el paracorto dominicano Jhonny Peralta pegaron jonrones seguidos para llevar a los Indios a un triunfo por 4-3 sobre los Atléticos de Oakland.

Los Indios (91-62), que sumaron su cuarta victoria seguida, redujeron a dos su número mágico para capturar su primer título de la División Central desde la temporada del 2001.

Cleveland mantiene su ventaja de 7,5 juegos sobre los segundos clasificados, los Tigres, cuando les faltan nueve partidos por disputar y ocho a sus rivales.

Los Angelinos (91-63) fueron blanqueados por 6-0 frente a los Marineros de Seattle (82-71), sus rivales más directos en el Oeste, pero siguieron teniendo su número mágico para conseguir el título uno al mantenerse con una ventaja de 8,5 juegos y medio, cuando les quedan ocho partidos por disputar.

En otros resultados de la jornada dentro de la Liga Americana, los Medias Blancas de Chicago ganaron 6-4 a los Mellizos de Minnesota, los Vigilantes de Texas se impusieron 3-2 a los Orioles de Baltimore.