Se trata de evitar el fracaso de la literatura comprometida por el abuso de la "frase hecha" y de "la consigna panfletaria", afirmó en Gijón, donde presenta su última obra "Demasiados héroes", que retrata en tono intimista un conflicto generacional con trasfondo político.
Gijón, España.- La escritora colombiana Laura Restrepo "humaniza" los actos heroicos de la izquierda latinoamericana de los años setenta en su última novela, según dijo hoy en la Semana Negra de Gijón (norte de España).

Se trata de evitar el fracaso de la literatura comprometida por el abuso de la "frase hecha" y de "la consigna panfletaria", afirmó en Gijón, donde presenta su última obra "Demasiados héroes", que retrata en tono intimista un conflicto generacional con trasfondo político.

"No es esta una época gloriosa ni de contar tragedias porque vivimos en un tiempo de tono menor", afirmó.

La autora elige la austeridad de un cuarto de hotel para situar a una madre y un hijo adolescente, que regresan del exilio a la Argentina para buscar "la verdad" de un padre del que no se sabe nada desde que el niño tenía 2 años y medio.

Se trata de una historia "íntima" contada en forma de diálogo casi exclusivamente.

Restrepo parte de un "episodio oscuro" en la vida del padre desaparecido, que pudo haber sido "chupado" por los militares pero que, sin embargo, "no está, porque se ha ido por propia voluntad".

Esa "verdad", tal vez poco heroica, es buscada por el hijo que necesita un referente paterno real.

Con estos ingredientes, el conflicto generacional está servido y es el punto de apoyo a la desnudez de los prejuicios de ambos, fundamentalmente por el abismo cultural que los separa, aunque al final de ese camino de "búsqueda" se ve la luz de las coincidencias.

La novelista, nacida en Bogotá en 1950 y residente en México, dijo que quiso abordar el heroísmo desde la perspectiva de la intimidad, a la que considera como una deficiencia en la narrativa en español y una virtud de las letras anglosajonas.

Restrepo le dio un tono de "tragicomedia" a una obra que le costó "mucho trabajo" para encajar las situaciones en un "diálogo difícil de dos generaciones", que alcanzan momentos de hilaridad cuando "empiezan a entenderse" y que llegan a participar de "dos revoluciones distintas".

Con "una vida azarosa" sobre su espalda, Laura Restrepo se exilió en México tras haber sido en 1983 miembro de la comisión negociadora de la paz entre el Gobierno de Colombia y el grupo guerrillero M-19, y de esa experiencia publicó su primer libro titulado "Historia de un entusiasmo".

Su compromiso con la realidad iberoamericana ha sido una constante en todas sus obras porque su vocación es la de "escribir historias de personas" que viven en una región que "es un abismo sociológico" y un "terremoto político" con un "dinamismo espectacular", señaló hoy.

Licenciada en Filosofía y Letras, catedrática y periodista, ganó en 2004 el Premio Alfaguara de Novela por "Delirio", en la que explora el mundo del narcotráfico colombiano a través de la historia de un hombre que busca devolverle la cordura a su esposa.

Hoy en Gijón consideró que la generación heredera de mayo del 68 "no ha fracasado" en su intento de cambiar el mundo, sino que en su lucha tuvo "espectativas demasiado altas" y la revolución "consiste en dar pedales".