El Universal
Pedro Mario Romero, miembro del Ejército, resulta herido luego de que un comando lo atacó a tiros en Culiacán; otras ocho personas fueron ejecutadas en el estado.
Culiacán, Sin.- En un lapso de 12 horas, en diversos puntos del Estado ocho personas, entre ellas una mujer, han sido ejecutadas; mientras que un coronel del Ejército mexicano sufrió un atentado, del cual resultó herido.

Según el primer reporte, al filo de las 23:30 horas del martes pasado, una pareja de jóvenes, quienes horas antes habían sido levantados por un grupo armado, en la colonia el Palmito, aparecieron asesinados a tiros, en la zona conocida como la Costerita, en la parte Sur de la ciudad.

Horas después, sobre la calle Francisco Villa, casi esquina con Granados, en el segundo cuadro de la ciudad, el coronel del Ejército, Pedro Mario Romero Pérez fue blanco de un ataque a tiros por varios hombres armados, los cuales lograron lesionarlo.

El oficial castrense logró repeler la agresión, por lo que se inspecciona una camioneta abandonada en el fraccionamiento residencial Las Quintas, ante la presunción que ésta fue usada por el grupo de sicarios.

Poco después en la colonia Zapata, Jaime Martìnez Bringas, de 29 años de edad, apareció muerto a tiros, afuera de una papelería.

En otro hecho violento escenificado sobre la avenida Golfo de California, en la colonia Nuevo Culiacán, el empresario Abraham Alberto Salcedo Hernandez, de 27 años de edad, fue encontrado muerto a tiros a un costado de un Jeep, con placas del estado de Sonora UXJ 6582, en cuyo interior se encontró un cargador abastecido para pistola nueve milímetros.

Al filo del mediodía, casi en forma simultánea, en la carretera El Conchal, en la parte sur poniente de la ciudad, fueron descubiertos los cuerpos de Aureliano Reyes Hermosillo e Iván Núñez, reportados como levantados hace una semana por un grupo armado.

Se conoce que sus captores exigieron y cobraron un rescate por ambos a sus familiares de un millón y medio de pesos, sin embargo por el avanzado estado de descomposición de sus cadáveres, se presume que estos fueron asesinados el mismo día que fueron secuestrados.

En tanto que en un camino de terracería que conduce al poblado del Guamuchilito, en el municipio de Navolato, dos personas fueron ejecutadas a tiros. Uno de ellos, identificado como José Jaime Rentería Martínez, es hijo de Daniel Díaz Escobar, quien el pasado 19 de febrero fue asesinado a tiros en la misma zona frente a su hija, cuando conducía una motocicleta.

La otra víctima fue identificada como Gaspar Rentería Lara, de 23 años de edad.