Javier Mariscal
El eventual crecimiento urbano requiere mejorar la planeación metropolitana evitando que los costos económico-sociales de la aglomeración superen a los beneficios: aregional
Las ciudades medias más competitivas de México cimentan sus buenos resultados en importantes avances del entorno empresarial, infraestructura, cohesión social, gobernabilidad y estado de derecho, entre otros aspectos.

En México, según un análisis de la consultora aregional, hay 13 ciudades que aspiran a convertirse en "megalópolis", y de esas 13, dos son coahuilenses:

a) El área metropolitana de Saltillo.
b) El área metropolitana de La Laguna (Torreón).

Analistas de la consultora consideran que en estos entornos urbanos se empieza a impulsar esos elementos, permitiéndose con ello el desarrollo económico y ofrecer un mejor nivel de vida a sus ciudadanos.

A su vez, aunque incipiente en algunos, el avance logrado sirve, a su vez, de atractivo para nuevas inversiones, así como de trabajadores calificados.

En su reporte "Ciudades Competitivas, 2007", aregional señala que bajo el actual modelo de desarrollo económico, las ciudades son un elemento clave para que México logre integrarse exitosamente a la economía global, ya que juegan un papel fundamental dentro de los esquemas de competitividad y crecimiento económico, al ser centros de atracción de las inversiones, de los recursos humanos y la infraestructura.

Asimismo, dice que esas ciudades son los principales sitios generadores de información y de difusión de avances científicos y tecnológicos, al concentrar las principales empresas, universidades y organismos de gobierno, así como las instituciones sociales y culturales más importantes.

¿Dónde se localiza la competitividad?

Como puede palparse en sus ambientes urbanos, las ciudades medias más competitivas se ubican en la parte central del país, junto con las zonas metropolitanas de Puerto Vallarta en el Centro Occidente y Veracruz en el Sureste.

De igual manera, se encuentran algunos centros urbanos localizados en el norte del país, pero relativamente alejados de la frontera con Estados Unidos.

Todas estas ciudades muestran elevada conexión con los principales mercados nacional e internacional, ya sea por su ubicación geográfica o bien por localizarse dentro del Sistema Nacional de Comunicaciones.

Lo anterior, en buena medida, revela la importancia de estos sitios en el desarrollo y la competitividad nacionales, así como su papel en la promoción del comercio, la inversión y el empleo regional.

Ventajas sobre las grandes

Dentro de las ciudades más competitivas de México, se encuentran aquellas llamadas "grandes" que, entre otros aspectos, han aprovechado las ventajas que implica la dimensión urbana, concentrando buena parte de las inversiones, empresas, trabajadores, infraestructura y centros de investigación.

Ello, sin duda, les ha permitido promover su competitividad y elevar su nivel de empleo e ingresos. Entre las más importantes destacan las zonas metropolitanas del Valle de México, Monterrey y Guadalajara.

Sin embargo, dentro de la lista de ciudades con grado alto de competitividad sistémica están también algunos centros urbanos de tamaño medio, los cuales han implementado innovadores procesos de planeación para el mejoramiento del entorno empresarial, ya sea mediante el impulso de más y mejor infraestructura, como a través de importantes procesos de desregulación para fomentar la atracción de inversiones y el desarrollo de los negocios.

Asimismo, estas ciudades han logrado evitar fuertes costos de congestión derivados de la aglomeración urbana, dado que no tienen el gran tamaño de las metrópolis mexicanas, las cuales enfrentan elevados índices de inseguridad, tráfico vehicular, contaminación ambiental y exclusión social, entre otros.

De esta forma, destacan 13 ciudades o zonas metropolitanas de tamaño medio con alto grado de competitividad sistémica, entre ellas, Querétaro, Cuernavaca, Puerto Vallarta, Aguascalientes, La Laguna, Saltillo, San Luis Potosí-Soledad de Graciano Sánchez, San Juan del Río, Morelia, Culiacán, Hermosillo, La Paz y Veracruz.

Estas ciudades o zonas metropolitanas tienen características únicas que son fundamentales para el desarrollo económico y la competitividad. Una de estas características es su orientación productiva, la cual en muchos casos ha sido fundamental para promover el desarrollo nacional.

Heterogénea orientación productiva

Como se observa, las zonas metropolitanas de Querétaro, Cuernavaca, Puerto Vallarta y Aguascalientes se especializan en servicios asociados a la atención de la población y empresas, principalmente en términos de vivienda, educación, los negocios, esparcimiento y actividades culturales, así como de alojamiento temporal, alimentos y bebidas.

Es decir, estas ciudades se encuentran en una fase de "terciarización" de sus actividades, ofreciendo servicios fundamentales tanto para el bienestar de las familias, como para la alta productividad de los negocios.

Finalmente, las ciudades y zonas metropolitanas de Culiacán, Hermosillo, La Paz y Veracruz, si bien se especializan en actividades más tradicionales o de menor intensidad tecnológica, éstas tienen un papel esencial en la competitividad nacional al proveer productos de la agroindustria y minería, así como contribuir en la dotación de electricidad, gas y agua. En estas ciudades es también relevante la industria de la construcción, ya que son lugares de alto dinamismo económico, demandando mayores inversiones en infraestructura física competitiva.

En las gráficas 1, 2 y 3 se presenta el valor del Indice de Competitividad Sistémica de las Ciudades Mexicanas ar, 2007 en los seis niveles que lo conforman para las 13 ciudades medias consideradas. Asimismo, con fines de referencia, muestra también el valor del índice en el promedio total urbano; mientras más alejado del centro del esquema se encuentran el valor del índice, las ciudades son más competitivas.