Excélsior
De acuerdo con los recursos que se destinarán y las carencias con respecto al contexto internacional, se prevé un triste escenario en 2008
Tan pronto comience el próximo año, el gobierno de Felipe Calderón tendrá que resolver una compleja ecuación: ¿cómo cumplir con la estrategia y los objetivos de educación prometidos para ese año, con tan sólo 12.80 pesos diarios por alumno?

De acuerdo con el Proyecto de Presupuesto de Egresos 2008 entregado al Congreso de la Unión para su discusión, el Gobierno estima que se podrán destinar 154 mil 811 millones de pesos para la Secretaría de Educación Pública (SEP).

Si bien sigue siendo el Ramo Administrativo, que merece la mayor parte del gasto programable del sector público, y sólo se compara con los recursos asignados a entidades de control directo como Pemex y la Comisión Federal de Electricidad (CFE), la realidad es que este capital apenas alcanzará para destinar 4 mil 607 pesos anuales por estudiante.

Dentro de la documentación que se anexa a las cifras, específicamente en la Estrategia Programática de la Secretaría de Educación Pública, el Gobierno Federal especifica que "actualmente el sistema educativo atiende a 33 millones de niños y jóvenes, con una plantilla de un millón 700 mil maestros, en 24 mil escuelas.

Se estima que el número de educandos se incremente en 600 mil para el ciclo escolar 2007-2008".

Bajo esta lógica, una operación básica de dividir el total de los recursos asignados, entre los 33 millones 600 mil alumnos que estarán inscritos en el ciclo escolar que acaba de comenzar, refleja que diariamente se gastarán 12.80 pesos por alumno.

Pero además, el detalle de las cifras presentadas deja ver que del total del gasto programable para la SEP, 146 mil 014 millones de pesos se erogan en gasto corriente y sólo 8 mil 797 millones de pesos serán para gasto de capital.

Bajo esta estructura, se obtiene que 12.03 pesos diarios serán asignados para el pago de servicios personales, esto es, nómina de maestros y personal administrativo, así como para el pago de pensiones, mientras que únicamente 77 centavos por alumno serán gastados en material educativo o con el objetivo de mejorar la infraestructura de las instituciones educativas.

Poner en perspectiva estas cifras no es complicado, pues es suficiente con recordar que una goma de borrar cuesta alrededor de cinco pesos, un lápiz de madera cuesta dos pesos, mientras que por un cuaderno tradicional se pagan aproximadamente ocho pesos.

En términos anuales la perspectiva no es más optimista, ya que sondeos han dejado ver que las colegiaturas mensuales más bajas para el nivel primaria en una escuela privada se mantienen en un margen entre los mil 200 y los dos mil 500 pesos.

Así, el Gobierno Federal plantea gastar por estudiante en todo el 2008, lo equivalente a sólo tres o cuatro mensualidades privadas.

De lo bueno, ¿poco?

Vale la pena también poner estas cifras bajo la lupa del contexto internacional, en especial durante la víspera de la presentación del nuevo informe de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE ): Panorama de la Educación 2007.

El documento, pone en perspectiva la evolución de la educación en México con respecto a los otros 29 países que integran este organismo. Pero dada la mínima transformación observada en este sector del país, no se esperan cambios sustanciales con respecto a las cifras presentadas en su informe anterior.

Los datos del Panorama de la Educación 2006 de la OCDE, revelan que México es uno de los tres países del organismo que menos recursos gasta por estudiante en términos anuales.

Convertido el gasto unitario a dólares estadounidenses medidos por Paridad Poder de Compra (PPC), en México se estaría erogando lo equivalente a 2 mil 096 dólares anuales por alumno, mientras que en Suiza se destinan 12 mil 071 dólares, en Estados Unidos 12 mil 023, y en Noruega 10 mil 105 dólares anuales, esto es, más de cinco veces lo que se gasta en México.

Cabe aclarar que el promedio de gasto anual de la OCDE es de 6 mil 827 dólares anuales por alumno, lo que representa al menos tres veces lo que se asigna en territorio mexicano.

Si el ejercicio se realiza acumulando lo que se gasta por alumno entre todos los años que integran la educación primaria y secundaria, se tiene que en México se destinan menos de 40 mil dólares, mientras que el promedio que la OCDE asigna alcanza los 77 mil 204 dólares por estudiante, aunque hay economías como Dinamarca, Luxemburgo, Suiza y Noruega, que invierten más de 100 mil dólares a lo largo de este periodo de educación.

Todo ello, a pesar de que el informe refiere que entre 1995 y el año 2003 se registró en México un incremento del gasto por alumno de 32 por ciento.

A pesar de este panorama, el organismo multilateral dejó claro en su informe que un bajo gasto por educando no necesariamente significa baja calidad educativa o malos resultados académicos.

En este Programa Internacional de Evaluación al Estudiante (PISA, por sus siglas en inglés), los estudiantes mexicanos fueron calificados al final de la escala de 45 países evaluados.

Pero no es la única evaluación en donde México sale mal en términos educativos. Una evaluación realizada por el Foro Económico Mundial entre 104 países con respecto a su calidad en Educación Matemática y Ciencias, México es ubicado en la posición 88, esto es, entre los 17 peores del mundo.

En materia de la calidad de las escuelas públicas, el Foro Económico Mundial ubica a México en la posición 74 de la escala, con una calificación de 2.8 puntos, donde siete puntos es la mejor calidad y uno la peor calidad.