Washington, EU.- El director estadounidense Sidney Lumet, ganador de un Oscar en 2005 en reconocimiento a su carrera, estrena este fin de semana "Before the Devil Knows You're Dead", una cinta que demuestra que a sus 83 años está pleno de facultades.
La película, que ha logrado la aclamación de la crítica, está protagonizada por Philip Seymour Hoffman -ganador del Oscar por "Capote" en 2006- y Ethan Hawke, en el film número 44 que el director ha rodado en sus 50 años de carrera.

Lumet debutó con "12 Angry Men" (1957), por la que tuvo una nominación al Oscar, y obtuvo gran reconocimiento con sus obras "Network", ganadora de cuatro premios de la Academia, o "Serpico" y "Dog Day Afternoon", ambas protagonizadas por Al Pacino.

El realizador de "Murder on the Orient Express", basada en la novela de Agatha Christie, rodó el año pasado "Find Me Guilty", un drama judicial recordado principalmente por el cambio de registro del actor Vin Diesel, asiduo en las cintas de acción estadounidenses.

Ése fue el retorno a la gran pantalla de Lumet, cuyo anterior filme fue la nueva versión del clásico de John Cassavetes "Gloria", protagonizado por Sharon Stone en 1999, pero ahora la crítica especializada celebra la vuelta del director.

"La mayoría de los directores no son capaces de firmar una de sus mejores películas después de recibir el premio a toda una vida, pero no todos tienen la eficiencia y la resistencia de Lumet", afirma Dennis Lim, crítico del New York Times.

La película que estrena este fin de semana relata la relación de dos hermanos (interpretados por Seymour Hoffman y Hawke), un ejecutivo adicto a las drogas y un padre divorciado y depresivo, respectivamente, que deciden robar la joyería de sus padres.

"La decisión de los hermanos los envuelve en una espiral de delitos, recriminación e incluso de complejo de Edipo; es un melodrama con más puntos en común con Shakespeare que con los clásicos de los 70 de Lumet", afirmó el Washington Post.

El duelo interpretativo entre Hoffman y Hawke rememora una de las principales cualidades del cine de Lumet, alguien a quien siempre se le conoció como un gran "director de actores".

Bajo su batuta, estrellas como Katharine Kepburn, Ingrid Bergman, Rod Steiger o Al Pacino recibieron los mayores elogios.

"La mayoría de la gente con la que he trabajado siente que se encuentra bajo unas manos comprensivas pero sin llegar a ser mimoso", afirmó el realizador al New York Times, quien admitió que prefiere no involucrarse demasiado con los artistas.

"Elia Kazan intentaba meterse en sus mentes; yo soy todo lo contrario", agregó.

Hepburn y Steiger fueron nominados al Oscar por "Long Day's Journey Into Night" y "The Pawnbroker", respectivamente.

Pacino también aspiró al premio por "Serpico" y "Dog Day Afternoon", mientras que Bergman lo obtuvo por su papel en "Murder on the Orient Express".

También lo recibió el trío de actores de "Network", formado por Peter Finch, Faye Dunaway y Beatrice Straight.

Un total de 17 actores alcanzaron al menos una nominación como resultado de trabajar con el director.

Lumet dirigió también a Marlon Brando en "The Fugitive Kind", apoyado en un guión deTennessee Williams sobre su obra "Orpheus Descending"; trabajó con Paul Newman en "The Verdict" y contó con Sean Connery hasta en cinco ocasiones.

Pacino fue el encargado de entregarle en 2005 el Oscar, un premio que parece haber revitalizado la carrera del octogenario realizador y que le anima a seguir disfrutando del presente.

"La gente dice que la década de los 70 fue una época de oro para las películas; soy feliz por saber que formé parte de ella, pero en aquel momento no supe que era dorada", ironizó Lumet.

Tras el estreno de este fin de semana, este adicto al trabajo se embarcará en la producción de su película número 45, "Getting Out", sobre un guión propio, que espera comenzar a rodar en enero de 2008.