Notimex
Revela estudio que debido a la crisis derivada por las elecciones presidenciales del 2006 y el conflicto en Oaxaca, el país ha empeorado su puntaje en más de 6% desde 2003
Las crisis derivadas de las elecciones presidenciales del 2006 y del conflicto en Oaxaca hicieron perder a México posiciones en el Indice de Desarrollo Democrático de América Latina 2007.

De acuerdo con el reporte, México presenta "semáforo rojo" en lo que se refiere a "anormalidad democrática", "desestabilización", "libertades civiles" y hasta en el cierre de la "brecha de ingreso".

"México ha empeorado su puntaje en más de 6% y sigue sin poder alcanzar todavía su mejor valor de la serie que fue en 2003. Forma parte del grupo de países (18 en el ranking) con desarrollo democrático medio, aunque ha bajado un lugar de la tabla, pasando del quinto al sexto lugar", sostiene el informe.

México, advierte el informe, "en el valor obtenido en la dimensión de calidad institucional y eficiencia política ha decrecido con respecto al del 2006 y es un valor por debajo del promedio de la región. Este deterioro fue motorizado por el peor desempeño en el indicador de desestabilización y porque este año es castigado levemente por el factor anormalidad democrática, debido a la crisis institucional provocada luego de las elecciones presidenciales y por los hechos ocurridos en Oaxaca".

En cuanto a derechos políticos y respeto a las libertades, uno de los valores revisados, es donde México "más urgentemente debe trabajar" para mejorar, ya que aún no alcanza el promedio de la región.

Chile (10.3) Costa Rica (9.7) y Uruguay (9.3) son las naciones con las mejores calificaciones, y por ello son considerados como países con alto desarrollo democrático. En el plano medio están Panamá (6.4), Argentina (6.1), México (5.5), Honduras (4.7), Colombia (4.7) y Brasil (4.5).

Las naciones con bajo nivel de desarrollo democrático son: Perú (4.1), El Salvador (3.9), Paraguay (3.8), Guatemala (3.4), Bolivia (3.2), Ecuador (3.2), República Dominicana (2.8), Venezuela (2.8) y Nicaragua (2.7).

El índice, elaborado por Polilat.com y la Fundación Konrad Adenauer, revela que sólo el 17% de los países de América Latina (que no incluye a Cuba, por considerar que no cumple los requisitos medidos en los demás) "se destaca por su alto desarrollo democrático", mientras que la mayoría se encuentra en los niveles bajos.

"Los países con alto desarrollo democrático son aquellos que no han caído en los últimos años en crisis político-institucionales", sostiene el estudio presentado en conferencia de prensa en la sede de la ciudad de México de la Fundación Konrad Adenauer.

Jorge Arias, director de Polilat.com, admitió que las democracias latinoamericanas son "endebles".

Según el reporte, la sociedad democrática debe reaccionar si se propone consolidar un marco institucional que favorezca la estabilidad, la justicia y el desarrollo con equidad, por lo que es imprescindible recuperar la libre confrontación de las ideas que surge del inmenso ámbito de la libertad, cuyo espacio natural en la democracia es el parlamento.

Arias insistió en la necesidad de una oposición "responsable" pero también de que América Latina genere un sistema de "mejores dirigentes".

dm