Notimex
Caracas.- El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, reveló hoy que el pasado domingo ordenó la movilización de tropas ante el posible surgimiento de focos de violencia tras el referendo de la reforma constitucional socialista.
En una sorpresiva aparición en el Salón Simón Bolívar del Palacio de Miraflores, Chávez indicó que incluso dispuso la toma militar de las gobernaciones de Sucre y Zulia ante eventuales brotes de un plan desestabilizador del cual tenían conocimiento previo.

"Teníamos el plan listo, todo, hasta movimos tropas hacia Cumaná (Sucre) porque el gobernador estaba con unas actitudes extrañas, dije movamos unas tropas, movamos Guardia Nacional, movamos una unidad de operaciones especiales y se fueron a Cumaná', dijo.

El jefe de Estado indicó que 'en el Zulia, un movimiento extraño, que si el gobernador y unas llamadas... general Moreno prepare la toma de la gobernación, por si acaso. Mandé al segundo comandante del Ejército a Cumaná con órdenes de tomar la gobernación".

El mandatario, cuya propuesta de reformar la Carta Magna para instaurar el socialismo fue derrotada el pasado domingo, indicó además que estaba todo listo para sacar del aire a los canales de televisión que se sumaran a la eventual desestabilización.

El líder de la denominada Revolución Bolivariana le recomendó a la oposición 'que administre su pírrica victoria' en la consulta ciudadana del pasado domingo y advirtió que 'estamos listos' para enfrentar cualquier brote de violencia.

'No vayan a creer que no estábamos o no estamos o no estaremos listos para enfrentarlos en el terreno que ellos (desde la oposición) tristemente pudieran tomar de nuevo de la violencia', sostuvo el presidente.

El gobernante subrayó que 'nosotros estábamos listos para enfrentarlos siempre y cuando se dieran las condiciones', pues en caso de una victoria del 'Sí' en el referendo por cualquier diferencia 'ellos tenían su plan (de desestabilización) listo'.

'Todo eso (el plan para enfrentar la desestabilización) está listo y estos hombres (de la Fuerza Armada Nacional) están dispuestos a hacerlo conmigo al frente y el pueblo detrás de nosotros, no se equivoquen', comentó el jefe de Estado.

Los venezolanos acudieron el pasado domingo a las urnas para participar en un referendo sobre la reforma constitucional de corte socialista impulsada por el presidente Chávez, la cual fue rechazada por el 50.7 por ciento de los sufragios.

El CNE dio por cerrada la votación del referendo constitucional alrededor de las 16:45 horas locales (21:45 GMT) del domingo y tardó más de ocho horas en divulgar los primeros escrutinios ante lo estrecho del resultado, lo cual fue cuestionado por la oposición.

El presidente Chávez habló durante una rueda de prensa ofrecida en Miraflores por el Alto Mando Militar encabezada por el ministro de Defensa, general Gustavo Rangel Briceño.

Chávez señaló asimismo que ni él ni su gobierno perdieron nada más que una oportunidad en el referendo sobre una reforma constitucional del pasado domingo, en el que el electorado rechazó su propuesta.

'Nosotros no hemos perdido nada, qué he perdido yo, qué ha perdido el gobierno.Bueno, sí, se perdió una oportunidad, como cuando uno está bateando. Yo pudiera decir que llevamos un strike y yo pudiera decir que dejé pasar el strike', dijo.

El gobernante venezolano volvió a negar que haya sufrido presiones del alto mando militar para reconocer el resultado adverso del referendo y atribuyó informaciones en ese sentido a 'malévolas campañas y a las perversiones' del imperio.

El dirigente opositor y presidente del partido izquierdista Causa R, Andrés Velásquez, dijo el lunes a Notimex que Chávez aceptó la derrota presionado por el alto mando militar de Venezuela, quien advirtió que no saldría a reprimir al pueblo.

De acuerdo con Velásquez, un ex diputado y ex constituyente, la reunión de Chávez con los comandantes militares fue "larga y tensa" porque el presidente "estaba reacio" a acatar los resultados electorales del referendo, que daban como ganador al "No".

En la rueda de prensa que interrumpió Chávez, Rangel Briceño afirmó que el presidente Chávez 'es impresionable, es decir, no lo presiona nadie', lo calificó como 'un hombre de excepción' y valoró su voluntad democrática al reconocer el resultado adverso.