El Universal
Helen Fisher ha dedicado su vida a investigar lo que denomina la ciencia del amor, es por esto que acaba de publicar un libro que asegura que los seres humanos pueden ser agrupados en cuatro grandes personalidades y que en base a ellas uno puede saber qué tipo de persona te conviene más o menos.
Sin lugar a dudas es una de las preguntas del millón, ¿por qué elegimos a ciertas personas para ser nuestras parejas o por qué nos atrae tal o cual individuo? Bueno estas fueron las interrogantes que se formuló Helen Fisher, una investigadora del departamento de Antropología de la Universidad de Rutgers, en Estados Unidos, quien se ha especializado en investigar lo que denomina la ciencia del amor.

Es por esto que acaba de lanzar el libro "¿Por qué él? ¿Por qué ella: Encontrando el verdadero amor entendiendo tu tipo de personalidad" entrega una teoría bastante interesante respecto a la razón por la cual nos atrae una persona y otra no.

Esta antropóloga y también doctora en biología, llegó a la conclusión que si bien es cierto y evidente que todas las personas somos distintas y que nuestro carácter está atañido a experiencias personales así como al medio ambiente en donde nos desarrollamos, los seres humanos se pueden agrupar en cuatro grandes personalidades.

De acuerdo a la especialista, estas personalidades están determinadas por cuatro químicos: dopamina, estrógenos, serotina y testosterona.

Por ejemplo a las personas en las prevalece la dopamina, los denominó "exploradores", es decir individuos que siempre están buscando aventuras y el riesgo, a los que son regidos por la testosterona los llamó "directores", ya que se trata de personalidades decididas y muy competitivas, algo así como los opuestos a los "negociadores", quienes tienen una mayor cantidad de estrógenos. Y por último están los "constructores" quienes tienen más serotonina.

Ahora, todo esto se desarrolló bajo una acuciosa investigación que implicó la realización de un test a 40 personas fue así que la Fisher, en base a las respuestas de estas personas aseguró que "el proceso que ocurre en el cerebro y las áreas que se activan son las mismas, sin embargo, el quién te atrae, cómo vives esa atracción, qué es lo que buscas en alguien estará determinado por tu tipo de personalidad".

Por ejemplo, Fisher estableció que mientras los negociadores eran personas que se enamoraban con mayor facilidad, los directores, presentaban dificultades para llegar a este estado.

¿Los polos opuestos se atraen

Pero Fisher no se quedó en esto no más, incluso en su libro, y a raíz de su investigación, estableció, que es un mito eso que dice que los polos opuestos siempre se atraen, ya que de acuerdo a su estudio, por lo general los con el tipo de personalidad "explorador", tendía a atraerla otra persona con el mismo tipo de carácter.

Ahora, por el contrario, estableció que quienes eran "directores" por lo general se sentían más atraídos por su polo opuesto, es decir por el "negociador".

A raíz de esto, la investigadora en su libro entrega ciertos tips para elegir a la pareja más idónea de acuerdo a este estudio e incluso enseña cómo moderar algunos rasgos más radicales de la propia personalidad para ser más compatible con la otra persona.

 

Derechos Reservados Terra Networks Chile S.A