El País
El máximo responsable de política monetaria de Reino Unido ha subrayado que ambas entidades proporcionaron como contraprestación al BoE garantías por valor de más de 100.000 millones de libras (110.700 millones de euros) y abonaron las correspondientes comisiones por el uso de estas líneas de liquidez de emergencia.
Madrid, España.- El Banco de Inglaterra (BoE) ha revelado hoy que en octubre y noviembre de 2008, dos semanas después de la caída de Lehman Brothers y en la fase más crítica de la crisis financiera, concedió préstamos de emergencia por importe conjunto de 61.600 millones de libras (68.185 millones de euros) a los bancos Royal Bank of Scotland (RBS) y HBOS con el objetivo de ayudar a las entidades a superar las dificultades de liquidez que atravesaban y "prevenir la pérdida de confianza en el conjunto del sistema".

La publicación de este millonario crédito secreto respalda las tesis defendidas por los accionistas de ambos bancos de que no ofrecieron un análisis completo de su situación a la hora de ofertar las recientes ampliaciones de capital durante el pasado enero.

En el transcurso de su comparecencia ante el Comité del Tesoro del Parlamento, el gobernador del BoE, Mervyn King, ha precisado que RBS recibió un total de 36.600 millones de libras y HBOS otros 25.400 millones de libras, y ha explicado que el uso total de esta línea de liquidez de emergencia (ELA) alcanzó un máximo de 61.600 millones de libras.

El máximo responsable de política monetaria de Reino Unido ha subrayado que ambas entidades proporcionaron como contraprestación al BoE garantías por valor de más de 100.000 millones de libras (110.700 millones de euros) y abonaron las correspondientes comisiones por el uso de estas líneas de liquidez de emergencia. Según ha explicado, RBS reembolsó la totalidad del préstamo el pasado 16 de diciembre, mientras HBOS lo hizo el 16 de enero. Además, también han abonado las consiguientes comisiones por los créditos.

El gobernador del BoE ha aclarado que informa ahora de estos hechos al considerar que actualmente han mejorado algunas condiciones que anteriormente daban pie a un riesgo sistémico potencial y que el conocimiento de ambas actuaciones no será causa de alteraciones. "Habiendo analizado cuidadosamente el interés público de conocer los hechos frente a las consecuencias potenciales de riesgo sistémico, el BoE decidió hacer uso de sus poderes para limitar la información en su informe anual", ha señalado a su vez el BoE en un comunicado, donde afirma que la política de la entidad implica que dichas actuaciones deben ser reveladas en cuanto el BoE considere que ya no es necesario el secreto.

De este modo, el gobernador del BoE destacó que después de que RBS haya cerrado su participación en el plan de garantía de activos del Gobierno y que Lloyd's haya iniciado su estrategia alternativa de recapitalización el BoE considera que ya no existe la necesidad de mantener en secreto dichas actuaciones de emergencia.