Arturo Angel Mendieta/Notimex
México.- Los peritajes en balística realizados en la escena del intento de robo a un café Internet en Canal de Miramontes, donde el lunes pasado una rehén y un presunto asaltante murieron, revelaron que sólo los policías accionaron sus armas.
Autoridades de la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF) revelaron que los tres cartuchos encontrados en la escena del crimen son calibre 9 milímetros, que corresponden a las armas del jefe de sector Taxqueña, Hugo Enrique González Cenicero, y del patrullero Aurelio Islas Flores.

Los peritajes evidenciaron también que el delincuente muerto por los tiros de los uniformados, Iván Sánchez Silva, alias "El Guardado", portaba un revolver calibre 22 milímetros, con casi 90 años de antigüedad, y dos cartuchos, que no fueron disparados.

Derivado de esos resultados, la PGJDF alista la consignación en las próximas horas al Reclusorio Oriente de ambos policías por su presunta responsabilidad en el homicidio de la joven Patricia Guadalupe González López, de 22 años, y de Sánchez Silva.

Además, a los uniformados podría fincárseles también cargos por falsedad de declaraciones, al haber señalado ante la representación social que el asaltante era quien había disparado a la joven.

Los hechos ocurrieron la noche del lunes en el local llamado Asesoría y Consultoría en Sistemas Informáticos e Internet, ubicado en el cruce de Canal de Miramontes y Avenida 3, donde irrumpieron cinco sujetos con la intención de asaltarlo.

Sin embargo, durante el atraco policías capitalinos llegaron y tras un tiroteo detuvieron a cuatro sujetos, pero en el lugar resultó muerto uno de los hampones con dos disparos en el pecho, al igual que una joven a la que habían tomado como rehén.

La Secretaría de Seguridad Pública local (SSPDF) informó en un comunicado que el delincuente habría matado a Guadalupe González, sin embargo, los peritajes apuntan a que, por nervios o incapacidad, fue el jefe de sector quien disparó accidentalmente a la rehén y luego acribilló al hampón.

Tras darse a conocer que los uniformados eran investigados como los presuntos responsables de ambos homicidios, la SSPDF informó que no había hecho válido el acuerdo A/004/2007 firmado por el procurador capitalino para tomar la custodia de ambos policías.

Asimismo, la SSPDF reiteró que acatará cualquier resolución que determine el Ministerio Público en este caso.