LA JORNADA
México, D.F. .- Ramón Alcides Magaña, El Metro, uno de los principales operadores del extinto Amado Carrillo Fuentes, fundador del cártel de Juárez y quien es el capo al que el gobierno de Estados Unidos vincula con el ex gobernador de Quintana Roo, Mario Villanueva Madrid, ganó una importante batalla jurídica a la Procuraduría General de la República (PGR), al conseguir que un tribunal federal cancelara una sentencia de 47 años de prisión en su contra porque la juez que la emitió no valoró diversas pruebas en descargo del narcotraficante.
El segundo tribunal unitario del Distrito Federal determinó que los testimonios de sujetos que señalan a El Metro como colaborador del cártel de Juárez son "insuficientes" para condenar al procesado, ya que se trata de testigos "indirectos o de oídas".

Ahora, la Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada (SIEDO) deberá aportar nuevas pruebas en el juzgado quinto de distrito para que la juez de primera instancia emita una nueva sentencia con plena libertad de jurisdicción.

Estos testigos descalificados por el tribunal de alzada son los mismos en los que el gobierno estadunidense basa su petición de extradición de Villanueva Madrid, en un juicio penal abierto en tribunales mexicanos por cargos de delincuencia organizada y contra la salud, por lo que si Alcides Magaña es absuelto de alguna de las imputaciones, el ex gobernador se beneficiaría indirectamente.

De acuerdo con el expediente del caso, que consta en la toca penal 313/2007-II en poder de La Jornada, el magistrado federal Ricardo Paredes ordenó "la reposición del procedimiento, a partir del auto que declaró cerrada la instrucción, el 3 de abril de 2006, para el efecto de que la A quo (juez Olga Sánchez Contreras), agote los medios necesarios a su alcance para lograr la localización de nuevas pruebas.

"Hecho lo anterior, deberá agotar las etapas procesales respectivas y dictar la sentencia que corresponda", puntualizó el juzgador.

En los próximos días, el expediente regresará al juzgado quinto de distrito para que se reponga el procedimiento y se reanude el juicio.

Fue en junio pasado cuando la juez federal Olga Sánchez Contreras sentenció a El Metro a 30 años de prisión y le impuso 12 mil 700 días de salario mínimo de multa por el delito de delincuencia organizada; también lo condenó a 17 años y seis meses de prisión, y 300 días de salario mínimo de multa por ser responsable de delitos contra la salud.

Según la juzgadora, Alcides Magaña se dedicaba al tráfico e introducción de cocaína a México procedente de Colombia, la cual era transportada vía aérea y se descargaba en un puerto cercano a Chetumal, Quintana Roo, donde era recogida en lanchas y pangas.

Desde el estado de Quintana Roo la droga era transportada vía terrestre, principalmente escondida en carros tanques, a las ciudades de Reynosa y Nuevo Laredo, Tamaulipas, para de ahí introducirla a territorio estadunidense, según la acusación de la SIEDO.

Alcides Magaña contactó al entonces gobernador de Quintana Roo, Mario Villanueva, en la década de los 90; recibió de él lecciones policiacas, lo que le permitió realizar sin problemas sus labores delictivas para el cártel que encabezaba Amado Carrillo, El señor de los cielos.

Las reuniones entre El Metro, Villanueva Madrid y otros narcotraficantes se realizaban en hoteles de gran turismo ubicados en Cancún, en las que también participaban jefes policiacos de Quintana Roo y autoridades ministerialesen aquella entidad, refiere el expediente del caso.

Las imputaciones contra Ramón Alcides las hicieron diversos testigos que aseguraron en su momento a la PGR que sabían, por terceras personas, que El Metro era el principal lugarteniente de Amado Carrillo.