Excélsior
México, D.F.- Mientras que en varios países se empezaron a impulsar las energías renovables desde hace casi 30 años, en México, donde se cuenta con las condiciones ideales para aprovechar esta opción, los esfuerzos apenas empiezan.
En Alemania, donde no se cuenta con niveles de radiación solar ni de fuerza del viento como existen en territorio azteca, el desarrollo de las energías solar y eólica arrancó desde la década de 1970, explicó Bernhard Bösl.

El director para México de la agencia para la Cooperación Técnica Alemana (GTZ), señaló en entrevista que la migración hacia las fuentes alternativas de energía requiere de un cambio de cultura y de un proceso para hacer conciencia entre toda la sociedad.

"En Alemania, las condiciones para las energías renovables no son tan favorables como en México, porque aquí es mejor el potencial de viento y de radiación solar", recalcó. "Desde inicios de los años 70, cuando a escala mundial se vivió la primera crisis petrolera, hubo una gran preocupación en Alemania sobre el tema de la energía, la seguridad del suministro y sobre su impacto en el medio ambiente".

Además, a partir de 1991 en su país se aprobó una ley a través de la cual los interesados en generar electricidad a través de fuentes renovables pueden entregar esa energía a la red alemana y se les garantiza una tarifa de aproximadamente 45 centavos de euro por kilowatt/hora.

"Ese tipo de modelo no es para que los países en desarrollo lo implementen, porque el costo para la economía es alto", precisó, "pero ese tipo de incentivo provocó que en los últimos 15 años se desarrollara tecnología para energía eólica y sistemas fotovoltaicos".

Sin embargo, el funcionario reconoció que el actual Gobierno mexicano se ha manifestado decididamente por impulsar esta opción.

"En el Plan Nacional de Desarrollo 2007-2014 hay varios capítulos donde el Gobierno mexicano se refiere a las energías renovables", declaró.

La GTZ es una empresa que forma parte del Ministerio para la Cooperación y el Desarrollo Económico de Alemania, y ha trabajado en México desde hace casi 30 años en diversas áreas.

Actualmente, la relación con el Gobierno azteca se enfocó a los temas de gestión ambiental en dos sectores, el del manejo de residuos sólidos, en donde la coordinación se realiza con la Semarnat, y también en materia de energías renovables, con la Secretaría de Energía. (Excélsior)