Notimex
Colombia rindió hoy homenaje al candidato presidencial Luis Carlos Galán, ejecutado por el narcotráfico hace 20 años mientras asistía a un acto político en la localidad de Soacha, vecina a Bogotá
Cientos de colombianos visitaron este martes la tumba del líder político, muerto el 18 de agosto de 1989, y depositaron en el lugar flores y mensajes en los que pedían por la paz interna en este país sudamericano en homenaje a su memoria.

El lugar donde reposan los restos de Galán, en el Cementerio Central de Bogotá, fue adornado por sus seguidores con una cinta blanca y banderas de Colombia.

La viuda del líder político, Gloria Pachón, dijo que, a dos décadas del crimen, sigue pensando que la investigación de los hechos se desvió para fraguar "la impunidad" que rodea al asesinato de su esposo.

La familia del ex candidato ha sostenido en estos últimos años que la muerte de Galán fue planeada por la mafia del narcotráfico con el apoyo de políticos que se oponían a que llegara en 1990 a la Presidencia de Colombia.

Galán, quien había prometido una guerra frontal contra el narcotráfico y una depuración de la clase política colombiana, era el candidato con mayores opciones de ganar los comicios presidenciales de hace dos décadas.

"Yo diría que la impunidad se comenzó a fraguar desde el momento en que se hizo una investigación totalmente equivocada y se comenzó a atentar contra la verdad", dijo este martes Pachón a radioemisoras locales.

El ex ministro de Justicia Alberto Santofimio Botero, principal rival de Galán en las elecciones, fue dejado libre en 2008 por falta de pruebas sobre su responsabilidad intelectual en el crimen que conmovió a Colombia.

El ex jefe de sicarios del extinto narcotraficante Pablo Escobar, John Jairo Vásquez Velásquez, alias "Popeye", consideró a su vez que quienes participaron en el asesinato ya pagaron con su vida.

Según "Popeye", todos los pistoleros vinculados al magnicidio fueron asesinados por la misma mafia o abatidos por las autoridades, por lo que en su opinión "el crimen no quedó en la impunidad".

"El doctor Santofimio pasó tres años en la cárcel. Eso es un milagro en Colombia, para que un hombre de ese peso pase tres años en la cárcel. Yo llevo 18 años preso por la muerte de Galán, o sea que su muerte no está impune", dijo.

El senador Juan Manuel Galán, hijo del político asesinado, consideró por su parte que el mejor homenaje a su padre es que "las nuevas generaciones adopten sus ideas para construir un nuevo rumbo en la sociedad".