NOTIMEX
México, D.F. .- Con 16 de los más de 250 temas que escribiera José Alfredo Jiménez, los artistas Roberto D'Amico, Raquel Olmedo y Alberto Angel "El Cuervo" brindaron un homenaje a "El Rey" en un espectáculo nostálgico que provocó lágrimas y gritos de euforia de algunos admiradores del guanajuatense, que por momentos llevó a creer que no estaban en un teatro, sino en el rincón de una cantina.
A lo largo de una hora y 45 minutos, esta tripleta de artistas presentó la víspera un espectáculo sobresaliente, digno del cantautor quien en su adolescencia intentó convertirse, en un principio, en matador de toros, luego en futbolista, pero que el destino lo llevó por otros derroteros.

La tertulia con textos de Carlos Monsiváis y Joaquín Sabina, adaptados por D'Amico, se escenifica en el Teatro Hidalgo de la Ciudad de México, desde hace una semana, pero en esta ocasión contó con la asistencia de los dos herederos del cantautor guanajuatense, José Alfredo y Paloma, así como de doña Paloma Gálvez, la viuda del considerado mejor compositor mexicano de música ranchera de todos los tiempos.

La velada literario musical convocó a decenas de admiradores de José Alfredo, jóvenes, maduros y de la tercera edad, quienes llenaron tres cuartas partes del recinto ubicado en el Centro Histórico de la capital mexicana.

La invitación incluyó también a los representantes de los medios de comunicación, quienes lograron captar instantes emotivos, sobre todo, cuando "El Cuervo" interpretó "Paloma querida", en honor de la musa de José Alfredo.

A las 21:00 horas, los participantes en el espectáculo salieron al escenario, ellos portando el traje de charro, y ella, muy sencilla en su vestimenta, pero acorde al momento.

Al finalizar el encore, D'Amico se dispensó para dedicar algunas palabras agradeciendo la presencia de doña Paloma Gálvez, quien amadrinó el espectáculo dedicado a quien fuera su pareja durante varias décadas.

De inmediato inició el periplo artístico dedicado a "El Rey", con la intervención de Roberto D'Amico, quien desde ese momento se encargó de narrar los textos, todos ellos, basados en las aventuras letrísticas y personales del compositor fallecido hace 25 años, describiendo paso a paso sus sentimientos y pasiones.

A través de interpretaciones como "El rey", "Que te vaya bonito", "El jinete", "La mano de Dios", "La que se fue", "Pa' todo el año", "Qué bonito amor", "Arrullo de Dios", "Paloma querida", "El último trago", "Deja que salga la luna", "La enorme distancia" y "Amanecí, entre tus brazos", el público disfrutó de los éxitos de José Alfredo Jiménez.

El cierre del homenaje no fue menos emotivo, pues culminó con un dueto magistral entre Raquel Olmedo y Alberto Angel, quienes cierran el espectáculo con "No vale nada la vida" y "Caminos de Guanajuato", en una excelente ejecución musical de los elementos comandados por Herbe Clavel al piano y el acordeón; Lorenzo Lara, guitarra y armónica; Francisco López, bajo; César Gómez Blázquez, flauta y Mary Valle, en el chelo, quienes ayudaron a redondear la emotiva noche.

Roberto D'Amico, Raquel Olmedo y Alberto Angel, recibieron una sonora ovación, por lo que el primero solicitó la presencia en el escenario de Paloma y José Alfredo, los herederos de José Alfredo Jiménez, para que compartieran con ellos los aplausos que el público les otorgó de pie durante varios minutos.