Notimex
María Rojo, Carla Estrada y Manuel Montoro develan la placa por las 250 representaciones
México.- El director Manuel Montoro, María Rojo y Carla Estrada apadrinaron las 250 representaciones de "El deseo", del recién fallecido dramaturgo mexicano Víctor Hugo Rascón Banda, a quien se tributó un minuto de aplausos al final de la obra protagonizada por Ofelia Medina y Víctor Carpinteiro.

Fue una velada muy emotiva en el Círculo Teatral de Alberto Estrella, en donde la puesta en escena lleva a recordar a Rascón Banda, quien logró recrear de maravilla la relación amorosa de una viuda e investigadora de una universidad de Los Angeles, California, con un joven colombiano, que dejó todo por disfrutar de ella y del sueño americano.

"Muchas gracias por estar aquí y nunca está demás celebrar en esta vida que se puede disfrutar del gran teatro. Gracias a Víctor Hugo por dejarnos este texto maravilloso para disfrutarlo y compartirlo", manifestó de entrada Carpinteiro, minutos antes de la develación de la placa.

Agregó que ya son cuatro años del inicio de una gran aventura escénica a la que no sabía adónde llegarían.

"Muchos de mis amigos me preguntan qué siento de trabajar al lado de Ofelia Medina y gran parte de ellos me dicen que me envidian. Y yo me siento orgulloso de compartir el escenario con esta gran señora", manifestó.

Por su parte, Alberto Estrella señaló que una de las preguntas más recurrentes que le hace la prensa y gente del medio teatral es que les diga cómo es que ha logrado sostener el espacio escénico que está a punto de llegar a cinco años de existencia.

"Cuando uno tiene un proyecto de vida eso le da aliento para seguir adelante ante la adversidad. No es fácil tomando en cuenta la situación económica y sin contar con apoyos institucionales", respondió.

Agregó que cuando alguien como él se interesa en salir avante con su proyecto de vida, no es un sacrificio, pues hacerlo así es dejar algo que uno no quiere hacer. Por el contrario, continuar es hacerlo por amor de algo que la persona disfruta y ese es mi caso", subrayó.

Instantes después de señalar la presencia de grandes amigos como Rebecca de Alba, Sabine Moussier y Silvia Mariscal, entre varios más, así como otros invitados especiales, Alberto dejó que se llevara a cabo la develación de la placa y que los padrinos dijeran unas palabras.

Fue el maestro Manuel Montoro, quien le diera a Alberto Estrella la primera oportunidad en la obra "El cambio", el que tomó la iniciativa.

"Estoy seguro de que Víctor Hugo, donde quiera que esté, está disfrutando de este minuto de aplausos. Esta noche me conmueve esta puesta en escena y las magníficas actuaciones de Ofelia y Víctor", señaló el actor y director de teatro.

Luego, reveló que le honraba el hecho de que lo hubieran invitado a develar la placa.

Dijo sentirse halagado de departir esa noche y aprovechó para dar a conocer que María Rojo ha sido su alumna preferida y Alberto otro de sus pupilos que ha tenido un importante desarrollo en las artes escénicas.

Manuel Montoro informó que estaba celebrando 50 años de carrera como actor y otro tanto de su llegada a México por un contrato temporal y al país que eligió para quedarse y donde deseaba hacer carrera.

Resaltó que ha tenido otras ofertas en Europa para regresar, pero las descartó porque siente que es en México donde debe terminar la última parte de su vida escénica.

María Rojo expresó que le daba mucho gusto estar ahí como invitada y resaltó el trabajo actoral de dos grandes compañeros como son Ofelia Medina y Víctor Carpinteiro que dan muestra de su enorme talento en la obra de Rascón Banda.

Finalmente, Carla Estrada, productora de televisión y también madrina en la develación de la placa por las 250 funciones, manifestó su reconocimiento a los dos actores de la obra. A Víctor como un actor de notables cualidades escénicas, y a Ofelia, una señora de todos su respetos y una gran maestra del arte escénico.