Lourdes de Koster / Vanguardia
Saltillo, Coah.- Una computadora portátil, cámaras de video, aparatos electrónicos y joyas se llevaron los ladrones de casa del regidor panista Abraham Ramírez Estrada, quien denunció la falta de efectividad del número de emergencias 066.
Recordó que el martes 5 de febrero su esposa salió del hogar al mediodía, para recoger a sus hijos de la escuela. El ama de casa tardó 40 minutos y cuando regresó encontró el portón entreabierto y con la sospecha de que había alguien dentro. Le marcó al número móvil del Edil e inmediatamente al 066.

"Llegué antes que las patrullas, tardaron casi una hora en llegar a la casa", resaltó el coordinador de los regidores panistas del Cabildo saltillense, quien tiene su domicilio a unas siete cuadras de las oficinas de la Dirección de Seguridad Pública Municipal.

"La situación es más seria de lo que parece, pues hay cada vez más robos y ahora me tocó a mí", expresó el regidor, quien ayer al mediodía dejaba su oficina, para acudir a presentar la denuncia. Entraron una o varias personas a la casa, a plena luz del día y se llevaron parte del patrimonio de su familia. Fue demasiado el tiempo de respuesta. Llegó la Policía Municipal, pero no con la premura que se requiere en estos casos.

"Parece que en el 066, su jefe, el secretario de Seguridad del Estado (Fausto Destenave Kuri) se la pasa en entrevistas y es lamentable que se olvide de la seguridad de los saltillenses".

Aunque no toda la culpa la tiene la Policía Estatal, sino que aquí también se puede constatar que los efectivos municipales no están cumpliendo con sus obligaciones, porque simplemente no previenen el delito, ni vigilan la ciudad.

Molesto por lo ocurrido, el regidor Abraham Ramírez reveló que sus vecinos en el fraccionamiento Urdiñola le habían advertido de los robos a casa habitación, pero no pensó que esta semana sería su turno.

Demandó agilidad en los tiempos de respuesta del número de emergencias 066, porque no funciona.

"Ahorita me tocó a mí, pero le puede tocar a cualquier ciudadano y debemos denunciar lo que está pasando, porque siempre se nos dice que las estadísticas están muy bien, cuando en la realidad pasa todo lo contrario".