El País
`Cuanto más me digo que es al personaje al que adoran, más cuerdo sigo estando', explicó Pattinson en la presentación de `Luna Nueva' en Madrid
El actor Robert Pattinson reveló que la fama de la primera cinta de la saga "Crepúsculo" le había causado nerviosismo, aunque ahora que se estrena la segunda parte, "Luna Nueva", estaba más tranquilo y cuerdo tras asumir que el deseado era su personaje y no él.

"Crepúsculo", basada en el best-seller de Stephanie Meyer, sobre una pareja de un vampiro y una mortal, lanzó a la fama a los protagonistas, y logró una recaudación de 383 millones de dólares en el mundo.

"Fue todo tan de repente. Empezó a ponerme nervioso lo de gustar a mucha gente, pero ahora lo asocio todo al personaje. Cuanto más me digo que es el personaje al que adoran, más cuerdo sigo estando", explicó Pattinson respecto al "fenómeno fan" durante la presentación de la nueva película en Madrid.

"Creo que sigo siendo el mismo, y así no sientes que tienes que cumplir con ciertas expectativas", agregó el británico, cuya presencia esperaban ansiosas muchas adolescentes con cámaras y libretas a la entrada de un céntrico hotel madrileño.

Sobre su personaje en "Luna Nueva", Pattinson reveló que Edward no salía tanto como en la primera parte, y agradeció al director el espacio que les concedió.

"Tuve mucho tiempo para reflexionar, pensar hacia dónde quería que este personaje se dirigiera. Es un papel mucho más pequeño, no tengo toda la responsabilidad de la película sobre los hombros...", afirmó.

El actor llegó a Madrid acompañado por los otros protagonistas, Kristen Stewart y Taylor Lautner, y Chris Weitz, el director, quien toma el relevo en la dirección y explicó que, aunque fuera una segunda parte, había sido importante no llevar a cabo el rodaje como tal.

"Lo importante fue no rodarla como una segunda parte como parte de una saga, sino enfocarlo como una película en sí misma, con sus propios desafíos logísticos y desafíos visuales (...) Tuve bastante suerte y un buen elenco de actores, a los que intenté dar espacio para que pudieran crear sus personajes... Tenía todas las ventajas posibles. Heredé un elenco de actores tremendo", afirmó en rueda de prensa.


"Creo que la única manera de tratar de ser feliz y estar contento con todo este fenómeno (el éxito de sus filmes) es cambiar la forma de visión del hecho. Es complicado, ha ido todo muy deprisa y han sido dos películas muy seguidas. Cuando una cosa como ésta te explota, el fenómeno fan crece tan deprisa que te hace perder un poco el control.

Para poder saber colocar cada cosa en su lugar he tenido que aprender a disociarme, porque creo que al principio te hace ilusión y te halaga, podía manejar que mi ego creciera, pero llegó a unos niveles que eran muy difíciles de controlar, me ponía nervioso pensar que podía gustarle a tanta gente. Hubo momentos en los que pensé que no podría con ello. Ahora puedo entender que hay una adoración por el personaje que represento, no por mi persona y es de la manera en la que he aprendido a controlar y disfrutar de todos estos grandes eventos. Cuantas más veces me repito que es al personaje al que adoran y no a mí, mejor estoy en los encuentros con mis fans, a los que adoro, pero antes no me había ejercitado y me suponía una cosa muy difícil de sortear".