Patricia Venegas
La Rondalla de Saltillo se presentó el viernes en la parroquia Padre Nuestro ante más de 600 personas que disfrutaron de una noche dedicada al amor y a la mujer.
El sacerdote Humberto González Galindo dirigió unas palabras a los asistentes, quienes pacientes esperaban la llegada de una de las agrupaciones emblemáticas de nuestra ciudad y agradeció a los presentes por su apoyo, ya que el costo del boleto será utilizado para continuar la ampliación de la parroquia, esperan completar en los primeros días de diciembre del presente año.

También reconoció la afectuosa participación a los diferentes representantes del Gobierno estatal y municipal, así como a los sacerdotes Eduardo Rodríguez, José López, Agustín Berlanga y al arquitecto Donato Gutiérrez, para finalizar con una mención especial al padre Sotero Silva, párroco de esta iglesia.

Terminado su discurso presentó a la Rondalla de Saltillo, quienes muy elegantes subieron al escenario ante el aplauso de las personas que aguardaban su presencia.

Tras las palabras románticas de Marco Antonio Aguirre, la velada musical dio comienzo: "Amigos de Saltillo, gracias por venir, bébanse el vino de la música, bienvenidos", fueron las palabras que introdujeron la primera canción.

Marco Antonio Aguirre logró durante toda la presentación que se erizara la piel y logró que se sintiera el dolor más profundo, consecuencia de amar.

Temas como "Obsesión", "¿Dónde Estás Corazón?", "Confidencias de Amor", "Como el Alamo al Camino", "La Gloria Eres Tú", "Candilejas", "Historia de un Amor", entre muchos otros, desfilaron durante la fría, pero acogedora noche del viernes.

El romanticismo se respiraba en el aire, los asistentes no dejaron de disfrutar la música de esta agrupación.

La ovación se hizo presente al final del concierto, un público contento por los momentos de reflexión de la mano del conocido locutor saltillense y de la famosa Rondalla de Saltillo.