Foto: Internet
Un embarque con 5.000 unidades de la marca griega Chobani, patrocinadora de los norteamericanos, no podrá ser entregado debido a una disputa aduanera entre Moscú y Washington
Los estadounidenses que compiten en los Juegos Olímpicos de Sochi 2014 tendrán que arreglárselas sin el yogurt oficial del equipo, privándose de una fuente de proteína y tendrán que, potencialmente, alterar su rutina diaria.

Aaron Blunck, un esquiador que compite en el halfpipe, dijo el viernes que para un deportista visitante poder digerir comida de su país natural es parte de la sensación de estar en condiciones óptimas. "Consumir ese yogurt aquí te ayuda, te da proteína, es nutritivo", señaló.

Pero su compañero de equipo Lyman Currier dijo que un atleta de élite deber saber lidiar con lo imprevisto. "Con o sin nuestro yogurt, vamos a adaptarnos".

Las autoridades rusas aseguran que el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos se ha negado a suministrar el certificado que se requiere para los productos lácteos, de acuerdo con las prácticas de aduanas.

"Los estadounidense saben de los requisitos y no entiendo por qué se quedaron cruzados de brazos y han esperado hasta que la situación alcanzó este punto", dijo Alexei Alexeyenko, funcionario de la agencia federal rusa de supervisión fitosanitaria. "Esto es algo que se puede resolver rápidamente".

El senador estadounidense Charles Schumer imploró esta semana a los rusos para que permiten la importación del embarque y afirmó que las reglamentaciones sobre exportaciones no deben afectar en este sentido, ya que el yogurt no será vendido y sólo será consumido por los estadounidenses en Sochi.