París, Francia.- El ministro francés de Exteriores, Bernard Kouchner, afirmó hoy que "no hay duda alguna" de que Rusia es "una democracia", aunque "no todo es perfecto", en particular en materia de derechos humanos.
Kouchner fue preguntado sobre Rusia en la emisora "France Inter" con motivo de la investidura hoy de Dmitri Medvédev como sucesor de Vladimir Putin en la presidencia de Rusia.

Medvédev, que fue "magníficamente elegido", pronunció "un buen discurso, con apertura respecto a ciertas inflexibilidades" de Putin, dijo el jefe de la diplomacia francesa.

"Veremos" cuál será "el reparto de las realidades del poder" entre Medvédev y Putin.

Poco después de jurar el cargo y tal como estaba previsto, Medvedev presentó a la Duma la candidatura de Putin al cargo de primer ministro, propuesta que, como adelantó el presidente de la Cámara Baja, Borís Grizlov, será votada por los legisladores en su sesión de mañana.

Kouchner, que viajará próximamente a Rusia en el marco de los preparativos de la presidencia francesa de la Unión Europea, en el segundo semestre, contrapuso la situación actual hoy en Rusia a la de hace 20 años.

"No hay duda alguna de que (Rusia) es una democracia (...) Hace 20 años era el corazón del comunismo. ¡Cuántas transformaciones!" desde entonces, dijo Kouchner, antes de agregar que "nadie se acuerda, nadie lo aprecia lo suficientemente".