redacción
No sólo es deliciosa, también son apreciadas sus propiedades en beneficio de la salud
La manzana es la reina de las frutas, sin duda alguna. Goza de preferencia en muchos países del mundo por su equilibrado sabor y sus aportes a la salud.

Su antigüedad es notable: la manzana es conocida desde antes del periodo Paleolítico, y gracias a los movimientos migratorios del hombre en aquel entonces, fue difundida por muchos lugares. Al parecer, es una fruta originaria de Europa Oriental, del Cáucaso y de Asia Central.

Los romanos consiguieron cultivar las mejores manzanas, y consumiéndolas buscaban la inmortalidad. De hecho, los más pudientes siempre reservaban una habitación exclusivamente para almacenarlas.

El fruto llegó a América gracias a los españoles, quienes se encargaron de difundirlo por todo el continente y nacieron variedades como la Golden y la Red Delicious.

Sus cualidades de conservación son muy apreciadas, pues prácticamente hasta el siglo 20 eran las únicas frutas frescas durante el invierno en los climas fríos.

Debido a los elementos fitoquímicos que contiene, como los flavonoides, la manzana tiene propiedades antioxidantes. Además, es rica en azúcares y contienen pequeñas cantidades de vitaminares y minerales como el potasio. Cuando se consume con piel, es una fuente importante de fibra.

Al momento de comprar manzanas, busca aquellas de piel firme, intacta, libre de golpes y sin manchas. Evita las dañadas. Un buen consejo es dejarse llevar por el olfato y elegir las manzanas más fragantes. Una vez en casa, retira las que comiencen a deteriorarse, pues aceleran la putrefacción de las demás.

Las manzanas se conservan bien en el refrigerador, sobre todo si hay que guardarlas mucho tiempo, pero lo mejor es almacenarlas en un lugar a temperatura ambiente, aunque fresco y al abrigo de la luz.

Propiedades medicinales

El jugo de la fruta madura es diurético; tomado en ayunas se cree que ayuda en las dolencias hepáticas. El té de hojas de guanábana tiene propiedades antiespasmódicas; las hojas son sedativas, antidiabéticas y vasodilatadoras. Las semillas se pulverizan para utilizar como repelentes de insectos y las hojas se usan para combatir los piojos. También se le atribuyen propiedades para el alivio del cáncer.