Notimex
Guadalajara.- Más que un milagro es lo que necesita Guadalajara para evitar ser víctima de la "maldición del superlíder" y seguir en el Torneo Clausura 2008 del futbol mexicano, cuando reciba a Monterrey en la "vuelta" de los cuartos de final.
Luego del 4-1 que le propinó Rayados, el cuadro de Efraín Flores debe realizar un juego preciso, sin errores, y demostrar a su afición que el liderato general obtenido no fue casualidad.

Chivas intentará conseguir la hombrada que le permita remontar el marcador, por lo que necesita al menos ganar por tres goles para que su posición en la tabla le dé el pase a semifinales.

Pero la desventaja en anotaciones no es lo único contra lo que debe luchar Guadalajara, pues sin duda pesarán las ausencias de su capitán y hombre de experiencia, Ramón Morales, y Patricio Araujo, ambos suspendidos, mientras que Xavier Baez está en duda por lesión.

Hombres como Magallón y "Maza" Rodríguez, tendrán la responsabilidad de ayudar a Luis Michel a no recibir gol, mientras que Sergio Santana y Omar Bravo deberán buscar la meta contraria.

Así, mientras el equipo se juega la vida en el Clausura 2008 y van por la "misión imposible", el presidente del club, Jorge Vergara, sigue en viaje de bodas y espera a su regreso un extraordinario regalo del equipo.

En tanto, el conjunto norteño sabe que caer en exceso de confianza puede ser mortal en sus aspiraciones, por lo que deberá llegar mentalizado a este partido y afrontar con total entrega los 90 minutos que le restan a la serie.