Notimex
México.- Los jugadores de Cruz Azul y América abandonaron el estadio Azul, tras la victoria de los azulcremas 3-1, sin emitir declaraciones y sin oportunidad de que la prensa pudiera acercarse a ellos para algún comentario respecto del partido.
Dada la expectativa que causa este encuentro, se montó un dispositivo de seguridad diferente al que habitualmente se realiza en cada encuentro de la "Máquina" en su casa, para evitar algún incidente con los seguidores.

Además, se colocaron dos muros gigantescos cercanos a la cabecera azul, donde fueron colocados los aficionados de Aguilas que fueron a apoyar a su equipo.

El autobús de los de Coapa fue llevado antes de la conclusión del partido a la Plaza de Toros México y los jugadores salieron por el campo y atravesaron el túnel hasta el coso monumental.

Un grupo de granaderos, con la orden de no permitir la entrada ni siquiera a la prensa, se mantuvo firme frente a una reja por donde saldría el camión.

Uno a uno, los jugadores americanistas abordaron el autobús y algunos aficionados que los reconocieron a través de la reja pideron que se acercaran para tomar fotos con sus celulares y encontraron eco en algunos, no en todos.

Aproximadamente a las 19:47 horas se abrió la reja principal de acceso a la Plaza de Toros para que el autobús se echara en reversa y saliera sin contratiempos.

Sin embargo, se encontraron con algunos seguidores de la "Máquina", dolidos por otro tropiezo ante un equipo que los ha derrotado nueve veces y ha cedido cinco empates y que quedó dolida por el 1-3 de esta tarde.

El plantel "cementero" salió también por la Plaza de Toros sin tener contacto con la prensa. Mañana muy temprano (6:00 horas) viajarán a Puerto Rico para el encuentro de ida de las semifinales de la Liga de Campeones Concacaf, a jugarse el martes.

Eduardo "Yayo" de la Torre, vicepresidente deportivo de Cruz Azul tampoco quiso hacer declaraciones a su salida del estadio Azul, se le reconocía en el rostro el enojo por este nuevo descalabro ante América.

El dominio del América se exitende a 14 juegos de liga, donde los cruzazulinos han rescatado cinco empates a cambio de nueve descalabros y que arrancó en el Torneo Apertura 2003, con 1-1 en el estadio Azteca.