La Jornada
Justo en el periodo en que la economía mexicana experimentó la mayor contracción en siete décadas, el valor de los activos de mexicanos en el exterior se incrementó principalmente en cuentas bancarias, que son manejadas tanto por personas como por empresas nacionales con actividad fuera de las fronteras, de acuerdo con la información del banco central.
México, D.F..- Empresas y particulares mexicanos transfirieron a cuentas bancarias en el exterior recursos por 14 mil 482.7 millones de dólares en el primer semestre de este año, cantidad que superó en 45 por ciento el monto de recursos que en ese mismo periodo ingresó por inversión extranjera directa, informó ayer el Banco de México (BdeM).

Justo en el periodo en que la economía mexicana experimentó la mayor contracción en siete décadas, el valor de los activos de mexicanos en el exterior se incrementó principalmente en cuentas bancarias, que son manejadas tanto por personas como por empresas nacionales con actividad fuera de las fronteras, de acuerdo con la información del banco central.

Entre enero y junio pasados, los activos de mexicanos en cuentas bancarias en el exterior se incrementaron en 9 mil 858.5 millones de dólares, en tanto que las inversiones directas realizadas por empresarios nacionales fuera del país, en ese mismo periodo, ascendieron a 3 mil 429.5 millones. El banco central reportó que otros mil 194.6 millones de dólares fueron transferidos fuera de México para adquirir activos, bajo un concepto de "otros", sobre el que no abunda.

Con la información detallada para el primer semestre del año, los datos del banco central muestran que desde enero de 2007 hasta junio de 2009, periodo que comprende el ejercicio de la actual administración federal, la transferencia de recursos de mexicanos -personas y empresas- al exterior alcanzó 77 mil 82.2 millones de dólares, cantidad que, para efectos comparativos, supera el saldo actual de la reserva internacional de divisas que, al 21 de agosto pasado, se situó en 73 mil 163 millones de dólares.

De acuerdo con funcionarios del Banco de México, el incremento en el valor de los activos de mexicanos en el exterior refleja en parte la mayor actividad de empresas mexicanas en el exterior, que al tener operaciones fuera del país también tienen sus cuentas fuera de México. La información divulgada ayer por el banco central, sin embargo, identifica las operaciones citadas como "egreso de divisas".

En el primer trimestre de este año empresas y particulares transfirieron desde México a sus cuentas bancarias en el exterior 2 mil 17.1 millones de dólares, mientras para el periodo de abril a junio mandaron otros 7 mil 841.2 millones de dólares, para que, en ambos periodos, la suma alcanzara los 9 mil 858.9 millones de dólares referidos.

Otra información reportada ayer por el banco central indica que en el primer semestre de este año los bancos comerciales que operan en el país transfirieron al exterior recursos por mil 513 millones de dólares, aunque el organismo no precisa qué institución o instituciones realizaron estas transacciones.

En el primer semestre de este año, la cuenta de capital de la balanza de pagos -que refleja el cambio de los activos de mexicanos en el exterior y de los extranjeros en México- tuvo un saldo negativo de 4 mil 718 millones de dólares, que implicó una salida de capitales por ese mismo monto.

"La cuenta de capital de la balanza de pagos registró en el segundo trimestre de 2009 una salida de recursos por 3 mil 498 millones de dólares", que se sumaron a los mil 220 millones de dólares que salieron el primer trimestre, apuntó el banco central.

El resultado de la cuenta de capital, abundó, reflejó, por un lado, ingresos por inversión extranjera directa y en el mercado accionario, la activación por parte del Banco de México del mecanismo temporal para el intercambio de divisas establecido con la Reserva Federal de Estados Unidos (banco central) y, por otro, egresos por desendeudamiento con el exterior del sector público, del sector privado no bancario y de la banca comercial, así como salidas de inversión extranjera en el mercado de dinero y un aumento de los activos en el exterior propiedad de residentes en México.