El Universal
Los Angeles, EU.- Para la actriz y productora mexicana Salma Hayek no existe la palabra "imposible".
Así como logró hacer la película "Frida" con la que consiguió convertirse en la primera mexicana en ser nominada en la categoría Mejor Actriz Principal a los premios Oscar, no es difícil pensar que para ella el reto de recuperar su figura después del embarazo no constituirá un problema.

La actriz, quien con una década de trabajo en Hollywood ya es considerada en el círculo de los cuatro mexicanos más influyentes en Estados Unidos, (junto a los cineastas Alfonso Cuarón, Alejandro González Iñarritu y Guillermo del Toro), de acuerdo con la revista "The Hollywood Reporter", se ha caracterizado por ser muy perseverante.

Y es que después de hacer sus pininos en el mundo de las telenovelas mexicanas ("Un Nuevo Amanecer", "Teresa"), la veracruzana decidió irse, hace una década, a probar suerte al vecino país del norte, en donde comenzó a estudiar actuación.

Participó en algunas producciones estadounidenses, hasta lograr el protagónico, al lado de Antonio Banderas, en la cinta "Desperado".

Uno de sus mayores éxitos los vivió como productora de la serie de televisión "Ugly Betty", que este año ganó el Globo de Oro como Mejor Serie de Comedia.

Hace unos meses, Salma Hayek logró acaparar la atención de los medios de comunicación con la noticia de su embarazo y su elección de lucir sin gota de maquillaje y vestidos muy sueltos. Como contraparte, también vinieron las críticas por los cerca de 20 kilogramos que subió.

Por supuesto que su debut como madre representa el triunfo más grande que la mexicana puede tener a sus flamantes 41 años.

Además de cuidar y educar a Valentina Paloma Pinault, Sayek se prepara para protagonizar y producir una comedia romántica, aún sin título, para Walt Disney Pictures.

Por lo anterior, resulta casi inimaginable que para Salma fuera un obstáculo recuperar el escultural cuerpo que posee.