Julián Castro, alcalde de San Antonio, Texas, había evitado silenciosamente divisiones por cuestiones nacionales, hasta que llegaron las leyes de inmigración en Arizona y destaca ahora por una resolución que condena la legislación contra la inmigración ilegal estricto. Foto: AP
Notimex
El cabildo de la ciudad texana exhorta a la legislatura estatal a no aprobar una medida similar, pero no aprueba boicot contra Arizona
DALLAS, EU. El cabildo de la ciudad de San Antonio, Texas, aprobó una resolución en la que condena la ley de inmigración SB1070 de Arizona y exhorta a la legislatura estatal a no aprobar una medida similar.

Sin embargo, la medida dista de otras aprobadas en diversas ciudades del país, al no pronunciarse por un boicot y restringirse sólo a 'urgir al gobernador y a la legislatura de Texas a abstenerse de aprobar una ley similar a la SB 1070 de Arizona.

La resolución fue aprobada con ocho votos a favor y tres en contra, luego de un acalorado debate que se prolongó por más de cuatro horas y en el que participaron decenas de oradores a favor y en contra de la iniciativa.

Durante el debate Rosa Rosales, presidenta nacional de la Liga de Ciudadanos Latinoamericanos Unidos (Lulac), dijo que la resolución no era suficiente, al no decretar un boicot a Arizona.

'Esta resolución no da en el verdadero asunto aquí', indicó. 'El asunto es que se trata de una ley racista', dijo al referirse a la SB 1070.

Varios de los oradores que desfilaron ante el cabildo, narraron historias personales de discriminación.

Otros en cambio, solicitaron al cabildo el oponerse a la resolución y criticaron al organismo por interferir con los problemas de una entidad distinta a Texas.