El cantante argentino sigue conectado a un respirador artificial debido a que carece de fuerza muscular suficiente para sostenerse
Sandro continúa conectado a un respirador porque no tiene la suficiente fuerza muscular para mantener la respiración, dijeron el jueves sus médicos.

''Quizá no fue suficiente la fuerza muscular para sostenerse y tuvimos que volver a asistirlo (con el respirador) . Pero la batalla no está terminada. No es un retroceso'', explicó el doctor Claudio Burgos en una conferencia de prensa en el Hospital Italiano de la provincia de Mendoza, unos 1.100 kilómetros al oeste de Buenos Aires.

''Tenemos una placa de tórax impecable y una función cardíaca impecable. Pero tenemos una disfunción muscular mecánica. Cuando se pueda alimentar por boca y recuperarse muscularmente, lo podremos extubar'', añadió.

Sandro, de 64 años, recibió un doble transplante de corazón y pulmones el pasado viernes.

El cantante, cuyo verdadero nombre es Roberto Sánchez, padecía de Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC) y el transplante era su única esperanza de vida.

''El sabía que era una operación de alto riesgo. Los escalones de los riesgos más importantes ya se superaron. De a poco vamos eliminando las grandes situaciones de riesgo elevado pero puede rechazar los órganos dentro de una semana y aumentarse el riesgo de nuevo, o agarrarse una infección resistente a los antibióticos. Por ahora va evolucionando bien'', sostuvo el médico.

Fumador empedernido durante casi toda su vida, es un destacado cantante de balada romántica, rock y pop cuyos éxitos incluyen ''Rosa, Rosa'', ''Tengo'' y ''Dame fuego''.