Lisa Leff / AP
San Francisco, California.- Las autoridades de San Francisco aprobaron en principio un programa para otorgar tarjetas de identidad a inmigrantes indocumentados, transexuales y otras personas que carezcan de un documento local de identificación.
Los destinatarios tentativos del proyecto son individuos que no quieren o no pueden obtener la licencia de manejo, un importante medio de identificación en el estado de California.

La Junta de Supervisores, equivalente a un concejo municipal, aprobó el programa la noche del martes con una votación de 10-1. La próxima semana, emitirá la votación final, que es considerada sólo una formalidad. El alcalde Gavin Newsom ha anticipado que promulgará el plan.

El programa de las tarjetas de identificación es similar al plan aplicado a mediados de año en New Haven, Connecticut, y su propósito es que las personas sin otro documento de identidad tengan acceso a servicios públicos y se sientan seguras al tratar con la policía.

Las tarjetas están pensadas para los indocumentados que no pueden obtener la licencia de conducir, ancianos que no manejan automóviles y transexuales cuyos permisos no tienen la fotografía con su rostro actual.

Los documentos del programa, que comenzaría a regir en agosto próximo, costarán 15 dólares por adulto y 5 por menor. El dinero recaudado servirá para solventar el programa, que se prevé tenga un costo de 423.000 dólares a 1,1 millones de dólares en el primer año.

Los aspirantes deberán presentar un documento de identidad como pasaporte o licencia de conducir de su lugar de origen, así como un recibo de servicio público o estado de cuenta bancaria.

Las agencias gubernamentales y organizaciones sin fines de lucro que reciben fondos municipales estarían obligadas a aceptar los carnés como identificación válida y prueba de residencia, excepto para contrataciones laborales u otros motivos en los que las tarjetas entren en conflicto con las leyes estatales o federales.

Las tarjetas serían aceptadas en las librerías, canchas de golf, clínicas médicas e instituciones culturales que otorgan descuentos como museos y zoológicos, explicó el supervisor Tom Ammiano.

Programas similares han sido propuestos en la ciudad de Nueva York y Miami, pero hasta ahora San Francisco es la ciudad más grande que se apresta a establecer un plan similar.

Los supervisores ordenaron a la secretaría municipal que comience a emitir los carnés dentro de nueve meses. El único supervisor que votó en contra consideró elevado el costo de aplicación.

Ammiano propuso la tarjeta de identidad debido a que el Congreso nacional no logró aprobar una reforma migratoria este año y a que las autoridades federales han realizado varias redadas de indocumentados en el área de la Bahía.

"Nuestra ciudad simplemente no puede quedarse con los brazos cruzados mientras nuestro gobierno federal no hace nada para resolver las necesidades de seguridad de nuestra comunidad'', dijo.