Redacción Vanguardia
Saltillo, Coah.- Tras una temporada en la que prácticamente iban directos a la Primera A y gracias a la entrega de los jugadores que en verdad se pusieron la camiseta y más que nada a la buena suerte, pudieron quedarse en el máximo circuito y fue Querétaro quien descendió.
Para esta temporada se esperaba que el equipo jugara mejor, ya que no tenían la presión de estar al pendiente de la tabla de porcentaje y los jugadores se desenvolverían mejor, sin la pesada losa de la obligación de ganar.

Y en efecto, Daniel Guzmán diseñó una pretemporada muy dura en Manzanillo, Colima, en la que jugadores como Matías Vuoso se esforzaban al máximo para tomar su revancha futbolística, pues en la campaña anterior, que era la que marcaba su regreso a La Laguna, francamente quedó a deber mucho.

En un principio se veía un equipo que tenía ganas de demostrar su calidad y ahora sí ponerse la camisa de "El super reforzado Santos", que se le había quedado de la temporada anterior.

En el Draft de Cancún, Guzmán sólo se hizo de unos cuantos jugadores no estrellas, salvo la contratación del portero Miguel Becerra, que venía del descendido Querétaro, pues sabía que el hombro de Oswaldo seguía dándole problemas.

Y comenzaron la temporada de la mejor manera, en el Corona y recetándole un 2-0 a la Máquina del Cruz Azul, los dos tantos de un jugador que en su llegada fue muy criticado y del cual decían que no llenaba los zapatos de Rodrigo Ruiz, por el cual fue cambiado, pero que al final calló las bocas de sus críticos y de paso le quedaron chicos los zapatos que dejó "El Pony".

Para la segunda jornada le tocó otro de los grandes, nada más ni nada menos que el Toluca, al cual le ganaron 3-2 y con ello ya dejaban ver que ahora sí jugaban muy bien todas sus filas y los refuerzos que hicieron para salvarse del descenso, ahora parecían una máquina que funcionaba a la perfección.

En la fecha 6 parecía que su paso aplastante estaba en riesgo, pues llegó lo que todos temían, en el partido contra el Atlante, donde empataron a 2, Oswaldo Sánchez nuevamente se luxó el hombro y ahora sí requería de operación, ya que los ligamentos no responderían adecuadamente sólo con rehabilitación.

Era momento para que Becerra demostrara su talento y la primera prueba era contra el siempre peligroso América, se veía un horizonte incierto. Pero el portero se vio sobrado así como el resto del equipo, pues los "Guerreros" le metieron una goleada a las Aguilas de 4-0, nada parecía intervenir en su camino para convertirse en el superlíder.

De ahí hasta el final de la temporada sólo perdieron un partido, el cual les impidió terminar invicto, pero eso sí, fueron los superlíderes y ahora se perfilan como equipo favorito para ganar el campeonato.