Washington, EU.- Imágenes satelitales muestran pueblos destruidos y traslados forzados en Birmania, indicaron el viernes investigadores estadounidenses, mostrando fotos tomadas meses antes de la actual represión contra manifestantes por parte del régimen militar birmano.
Las imágenes de alta definición tomadas por un satélite a fines de abril y analizadas por la Asociación estadounidense para el avance de la ciencia (AAAS, por su sigla en inglés) muestra zonas de tierra marrón donde aparentemente fueron destruidos poblados.

Las fotos de un poblado fotografiado antes y después del informe de abusos muestran que todos los edificios desaparecieron.

"Todo esto concordó con las informaciones de múltiples grupos de derechos humanos en Birmania", dijo el investigador de AAAS Lars Bromley, citado en el informe.

El grupo estimó que las imágenes corroboran las denuncias de grupos de derechos humanos sobre abusos entre mediados de 2006 e inicios de 2007.

Muestran "evidencia que concuerda con la destrucción de pueblos, traslados forzados y una creciente presencia militar en 25 sitios en el este de Birmania, donde testigos han informado de violaciones a los derechos humanos", añadió la AAAS en un comunicado.

Las tácticas utilizadas por la junta militar birmana en el poder incluyen
-según las denuncias- obligar a las minorías étnicas a abandonar sus hogares y realizar disparos de mortero para intimidar a quienes intentan cultivar la tierra, indicó la asociación, que reunió informes de tres grupos de defensa de los derechos humanos.

AAAS divulgó las imágenes en una semana en la que la junta militar birmana ha ordenado una represión feroz contra miles de manifestantes liderados por monjes budistas de forma pacífica, lo que ha generado una condena internacional.

En apenas tres días de protestas, los muertos son como mínimo 13, y los heridos y detenidos se cuentan por centenares, según fuentes diplomáticas. Entre los detenidos hay numerosos monjes, sacados a la fuerza de sus monasterios.

El acceso a internet de los birmanos por otra parte ha quedado suspendido, oficialmente por una "avería".