Houston, EU.- El nuevo jugador de los Rockets de Houston el argentino Luis Scola vivió su primera jornada con el equipo en la presentación oficial a los medios de comunicación locales y dijo que está listo para el gran reto que era llegar a la NBA y estar junto a las grandes estrellas.
"No tengo ninguna duda de que estoy preparado para jugar en el mejor baloncesto del mundo, aunque también soy consciente que necesitó un tiempo de adaptación", declaró a EFE Scola. "Lo más importante es conseguir que el proceso sea el más corto posible", agregó.

Scola llegó al Toyota Center para ponerse su nuevo uniforme de los Rockets con el número cuatro en la camiseta y después de superar todo el proceso de fotografías oficiales, se mostró tranquilo y seguro de si mismo.

"Soy consciente de la nueva etapa que comienzo como profesional y también estoy listo para demostrar en el campo que no me he equivocado ni voy a defraudar a nadie", comentó Scola.

El jugador internacional argentino dijo que ahora su preocupación era cumplir con todo el proceso burocrático que necesita para establecer su residencia en Houston y después centrarse en los entrenamientos que comienzan mañana, martes, en Austin.

"Mi meta es integrarme lo más rápido posible al equipo y creo que puedo hacerlo de una manera positiva porque mi relación con el inglés es buena", explicó Scola. "Además el proceso de adaptación no es nada nuevo para mi, ya que me tocó también vivirlo en España".

El ex jugador del Tau Cerámica reconoció que había dejado atrás muchos amigos, momentos profesionales muy importantes y sobre todo una experiencia única.

"Sé que llego a un mundo completamente diferente, pero estoy convencido que estaré listo para adaptarme a la nueva realidad tanto en el plano deportivo como en el personal", valoró Scola.

Al hablar de la nueva realidad deportiva, Scola dijo que no está obsesionado con llegar a ser titular de los Rockets, y que lo único que le importa es serle útil al equipo.

"Quien entra primero o después no es algo que me preocupe, simplemente buscaré en cada momento hacer bien las cosas en el campo y que el equipo rinda", subrayó Scola. "Siempre he sido un jugador de equipo, nunca me ha preocupado el protagonismo individual", recalcó.

Scola reconoció que la presencia de otros jugadores argentinos en la NBA no sólo le genera motivación sino que también le va a ayudar en todo el proceso de adaptación porque tiene una buena comunicación con ellos y le aportarán su experiencia.

"No cabe duda de que a nivel personal ya están siendo una gran ayuda y espero que nuestra comunicación vaya a más, pero como es lógico cuando llegue el momento del enfrentamiento deportivo, mi único objetivo será el superarlos", comentó Scola. "Como es lógico tener de rival a un compatriota me generará mayor motivación para el triunfo", añadió.

Scola dijo que el gran triunfo con su decisión de llegar a la NBA y haber fichado por los Rockets es que va a tener la oportunidad de estar al lado de jugadores como el pívot chino Yao Ming y Tracy McGrady, de quienes puede aprender muchas cosas.

"Será algo increíble tener a tu lado de compañeros a este tipo de figuras y profesionales con los que pueda también crecer en mi carrera deportiva", destacó Scola.

El gran triunfo deportivo conseguido por Scola y la selección de su país en el pasado preolímpico de FIBA América, en el que se clasificaron para los Juegos Olímpicos de Pekín 2008, fue definido por el jugador argentino como algo que nada tiene que ver con su nueva etapa profesional.

"Mi proyección en Las Vegas no tiene más valor que haber conseguido el objetivo de clasificarnos para los Juegos Olímpicos de Pekín 2008", dijo Scola, quien agregó: "Si me ayudó o no en mi proyección de cara a la NBA es algo que no me preocupa".

Scola, de momento, si sabe que su llegada a Houston ha generado muchísimas expectativas y todas son positivas, por lo que el jugador argentino comprende que desde el primer día de entrenamiento va a ser también el centro de atención y por lo tanto seguirán con mayor detalle todo cuanto pueda hacer.

Además, Scola también tendrá un protagonismo especial para la comunidad hispana de Houston y la argentina en particular, algo de lo que el ex jugador del Tau Cerámica se siente orgulloso y muy satisfecho por las muestras de "cariño" que ha recibido en el corto tiempo que lleva en la ciudad.

"Es hermoso ver como aunque estás lejos de tu tierra te encuentras con personas que aman a nuestro país y te hacen sentir todavía mucho más orgullo de tus orígenes", agregó Scola. "Espero ser parte importante de esa comunidad aquí en Houston", dijo.