Jesús Jiménez Alvarez
Las autoridades deberían traer inversiones que apunten a otros mercados, para fortalecer a la economía de la Región Sureste: Especialista
Porque la economía de los Estados Unidos tiene una perspectiva sumamente frágil, es necesario que tanto las empresas ya instaladas aquí como las nuevas inversiones sean enfocadas a otros mercados y continentes.

El riesgo de variabilidad es muy grande, y las afectaciones pueden resultar muy serias.

Sobre este tema, el doctor Carlos Maroto Cabrera, director del Centro de Investigación para la Competitividad, considera que lo primero que se debe hacer es "voltear y enfocarnos al mercado nacional, porque dejar de depender del mercado estadounidense es algo que lo hemos venido hablando desde hace 40 años y nunca hicimos nada".

Expuso que particularmente en la Región Sureste de Coahuila y, por su vocación automotriz, es muy común escuchar que "cuando a Estados Unidos le da un resfriado, a nosotros nos pega pulmonía", efecto que ahora se puede extender a otros sectores como el de electrodomésticos y la farmacéutica, porque todos exportan principalmente al vecino país.

"Creo que es hora de ponernos a trabajar en ese aspecto, y como ya señalé, ahí está el mercado nacional, porque México cuenta con una población de más de 100 millones de habitantes que está demandando todo tipo de productos y una gran mayoría los estamos importando", explica el reconocido investigador.

Afirma que ahí está el reto como país, y que en esa tarea debemos participar todos.

"El reto es dejar de importar consumibles y artículos de alto valor, y empezarlos a producir aquí de manera que se empiece a generar un círculo virtuoso de: produzco mejor-vendo mejor y soy más reconocido, primero a nivel nacional y luego internacional.

"Ahí está el reto, abastecer su propio mercado", dice Maroto Cabrera, quien asegura que a nivel internacional no tenemos muy buena calificación por depender tanto de la economía estadounidense, "y es que el 94% de nuestro comercio se hace con los Estados Unidos, lo cual siempre hemos visto como una ventaja, porque se trata de un mercado que tenemos a la mano, pero también implica desventajas", apuntó.

Dijo que son muchas las situaciones y afectaciones que se pueden presentar por la variabilidad que provocarían en la economía de la región, los problemas que se viven en Estados Unidos, donde la perspectiva no es nada alentadora, "y es que los problemas en las hipotecas es solo `la punta del tren', porque el mercado de la construcción, es el que jala a los demás mercados, y tiene efecto dominó.

"Si la construcción tiene problemas, se cae electrodomésticos, pisos, calentadores, aluminio, y todas esas cosas que se contemplan en ese sector, entonces la afectación es tremenda", asegura el entrevistado, quien recomienda a las empresas voltear hacia el mercado nacional, y las autoridades, buscar inversiones que tengan la vista en otros mercados, para poder fortalecer a la economía de la Región Sureste, y dejarnos asi de sustos y contratiempos.