Juan Francisco Valdés
Un trágico martes 13 fue lo que vivió nuestra ciudad capital. Dos personas no pudieron soportar los problemas económicos que enfrentaban con sus familias y decidieron ponerle fin a su vida ahorcándose en el interior del baño.
Un trágico martes 13 fue lo que vivió nuestra ciudad capital.
Dos personas no pudieron soportar los problemas económicos que enfrentaban con sus familias y decidieron ponerle fin a su vida ahorcándose en el interior del baño.


La primer desgracia fue reportada alrededor de las 10:00 horas en la vivienda ubicada en la calle Libertad 1321 en la colonia Bellavista.


Al principio se informó que la víctima Marisol Gámez Moreno, de 25 años, presentaba huellas de violencia porque de la nariz derramó sangre y su cuerpo permanecía atado con una cuerda de plástico al tubo de la regadera.


Al interrogar las autoridades a Alfredo López Esparza, cuñado de la víctima, éste aseguró que desde noviembre de 2007, Marisol se separó de su actual esposo Juan Carlos.
El lunes por la noche acudió la joven en busca de su marido para solicitarle dinero para la pensión de sus cuatro hijos, pero el poquito dinero que recibió no le alcanzaba para comprarles alimentos y ropa.


Marisol y José sostuvieron una acalorada discusión en la casa de su tía (Libertad 1321), donde alertaron a sus familias que residen en la misma cuadra, los cuales trataron de controlarlos pero les fue impedido el acceso.


Al parecer Marisol sufrió una depresión y no tuvo más remedio que alejarse; al quedar en la soledad y cuando su familia dormía, se metió al baño y decidió escapar por la puerta falsa sin dejar recado póstumo.


Según una hipótesis de Servicios Periciales la mujer se subió a una silla de plástico y en el tubo de la regadera amarró una cuerda de plástico para luego atársela al cuello y dejarse caer, causándose una probable fractura en la tráquea.


El martes en la mañana, hermanos de la víctima en compañía del ex esposo fueron quienes localizaron a Marisol colgada de la regadera.


Otro deja huérfanas a dos hijas

Decaído por el pésimo salario que ganaba en la empresa donde laboraba, porque no le alcanzaba para mantener a su esposa y a sus dos hijas, un obrero acabó con su vida al colgarse de una ventana en el interior del baño.


Florentino Lira Martínez, conocido como "Tino", de 28 años, dejó recado póstumo dirigido a su mujer y sus niñas donde les pidió que se buscaran a una persona con suficiente dinero para estar felices.


"Los quiero mucho. Aguas ve a ver a todos tus familiares siempre son buenos,
Yesica Karely y Denisse me voy de esta casa para ya no darles más problemas, yo se que siempre van a decir que yo tengo toda la culpa.


"Yesica y Karely cuídense y busquen a alguien que tenga dinero para que las hagan felices, yo se que a ustedes les va dar gusto que me valla y lo demás ojala que un día me perdones por todo el daño que te voy a causar, cuídate mucho y no te dejes de nadie, siempre me voy a estar acordando de tí, donde quieras que estés te quiero mucho", fue el texto que escribió Florentino Lira.
Todo ocurrió en el domicilio que se encuentra en el cruce de Nogal y Pinabete 764, en la colonia Nueva Imagen.