NOTIMEX
Orizaba, Veracruz.- El sector cementero en México se mantiene activo con la generación de nuevos productos e inversiones que, tan sólo en el periodo 2007-2010, se prevé sumen unos dos mil 500 millones de dólares, lo cual servirá para disminuir el impacto de la desaceleración de Estados Unidos.
Durante un recorrido por la planta de Holcim Apasco ubicada en Orizaba, directivos del ramo señalan que en el 2007 se invirtieron 800 millones de dólares en la industria del cemento en el país, con lo cual se obtuvo un crecimiento de 2.5 por ciento en producción.

Tras explicar los procesos que hay en la planta ubicada en este municipio, donde resaltan los esfuerzos en materia de protección al ambiente, agregan que el año pasado se tuvo un consumo nacional de cemento de 36.6 millones de toneladas y un volumen de producción de 38.8 millones de toneladas.

Comentan que en volumen de exportación hacia Estados Unidos, el sector mexicano en 2005 exportó dos millones de toneladas; para el 2006 hubo un ligero incremento, al registrarse 2.3 millones de toneladas, y el año pasado hubo 2.2 millones de toneladas.

Sobre la desaceleración de Estados Unidos, el presidente ejecutivo de la Cámara Nacional del Cemento (Canacem), Osmín Rendón Castillo, explica que no se ha analizado a fondo el posible efecto hacia el sector, pero la industria se mantiene activa para enfrentar cualquier situación.

"Debemos de mantenernos activos en las inversiones, sólo con la preparación profesional y tecnológica se podrá salir mejor, cada empresa tiene sus estrategias, proyectos para el 2008, de acuerdo a las necesidades", indica.

Rendón Castillo agrega que las inversiones se destinan a mantenimiento, ampliaciones de capacidad en las plantas, investigación, programas de seguridad y salud ocupacional, así como proyectos de protección al medio ambiente.

Refiere que ejemplo de ello es la planta de Holcim Apasco en Orizaba, la cual destina un 10 por ciento de su inversión en protección al medio ambiente, y con ello, tan sólo de 1990 a la fecha, ha reducido la generación de dióxido de carbono hasta un 18 por ciento.

El directivo enfatiza que en los terrenos de la planta de Orizaba se han rehabilitado 160 hectáreas, donde se sembraron alrededor de 190 mil árboles, entre éstos el bambú, ya que generan mucha composta y contribuyen a la creación de hábitat para diversas especies de fauna.

Asimismo, explica que en esa planta se trabaja con centros comunitarios para la promoción del cuidado de la flora, además que se cuenta con viveros donde se producen orquídeas y helechos, entre otros tipos de plantas.

Durante el recorrido, el director de Relaciones y Comunicaciones Externas de Holcim Apasco, Gustavo Gastélum Gómez, comenta que la planta de Orizaba tiene una capacidad de producción de un millón 800 mil toneladas al año, lo cual se distribuye principalmente en el sureste del país.

Detalla que la producción puede variar dependiendo de la demanda de consumo de estados como Puebla, Campeche, Tabasco, Yucatán, Chiapas y Oaxaca, entre otros.

Gastélum Gómez destaca que aún cuando la empresa opera con tecnología de los años 80, se han aplicado recursos para procesos que contribuyan a la protección del medio ambiente, con importantes avances, además que se contempla el incremento de cuatro por ciento en la producción.

Sobre los combustibles para llevar a cabo el proceso de producción, detalla que la industria cementera del país consume alrededor de 120 mil toneladas de coque al año, distribuido por Petróleos Mexicanos (Pemex), e importadas en su mayoría de Estados Unidos y algunas veces de Venezuela.

Explica que Holcim Apasco a nivel nacional sustituye en un 12 por ciento los energéticos de este tipo por residuos de otras actividades industriales, como son las llantas, aceites quemados y solventes, los cuales son procesados y mediante diversas tecnologías bajan los niveles de contaminación.

Al abundar sobre el sector cementero en México, el presidente ejecutivo de la Canacem explica que el país genera uno de los mejores productos a nivel mundial y resalta que de las principales empresas instaladas en esta nación, Holcim Apasco, Lafarge Cementos y Cemex, están entre las 20 principales productoras en el mundo.

"Somos un país que producimos uno de los mejores cementos que hay, contamos con 32 plantas de cementos situadas a lo largo y ancho del país, con más de 30 mil puntos de ventas como sector cementero", explica.

De acuerdo con datos de las empresas, el 100 por ciento de las plantas cementeras del país cuentan con reconocimiento de industria limpia. Asimismo, el 50 por ciento tiene reconocimiento sobre cuidado al medio ambiente.

Rendón Castillo precisa que debido al posicionamiento de la industria, debe continuarse en la misma dinámica de generar inversión, preparando estrategias y proyectos con visión a futuro, para reducir posibles impactos de la desaceleración de Estados Unidos y contribuir al cuidado del medio ambiente.